Tarta Tatín de melocotón en almíbar

Que postre más rico, sencillo y bonito te enseño hoy, con tan solo dos ingredientes tienes una tarta espectacular!!


La Tatín es una de las tartas más conocidas por todo el mundo, es un clásico dentro de la repostería francesa. Su peculiaridad es que se trata de una tarta al revés, es decir, para su elaboración la fruta caramelizada, se pone debajo y la masa encima, para darle la vuelta al final.
Normalmente se hace con manzanas, pero esta tarta se presta a poder hacerla con otras frutas como en este caso con melocotones en almíbar.

 

Es una tarta tan sencilla de hacer y riquísima de comer, que si la haces por primera vez, estoy segura de que repetirás muchas veces más.


Esta deliciosa tarta, es mi aportación para el reto Desafío en la cocina de este mes de octubre, tocaba receta dulce y las jefas nos propusieron un dulce muy otoñal......Tarta Tatín o tartas invertidas.

No se si ya os lo he dicho, pero la tatín gusta mucho en mi casa y ya tengo varias publicadas, la más tradicional: Tarta Tatín de manzana, y dos variedades: Tarta Tatín de peras y Tarta Tatín de plátano.

Para el reto se me ocurrió hacerla de melocotones, pero como ya no están en plena temporada y no me terminan de gustar los que veo, decidí hacerla con melocotones en almíbar.

Es una receta tan sencilla, que solo he utilizado dos ingredientes, un bote grande de melocotón en almíbar, y una lámina redonda de hojaldre.


Ingredientes:

  • 1 lámina redonda de hojaldre o masa brisa.
  • 1 bote grande de melocotones en almíbar. 


Modo de hacerlo:

Esta tarta lleva caramelo por debajo de la fruta, pero yo, en vez de preparar el caramelo con agua y azúcar, he aprovechado el almíbar del bote reduciéndolo hasta caramelizar....

  • Empezamos separando los melocotones del almíbar, y escurriéndolos lo máximo posible para que no goteen.

  • Pon todo el almíbar en un cazo al fuego y deja que se reduzca a fuego lento durante unos 30 minutos, para dejarlo con la textura que te guste o hasta que veas que ha caramelizado.

Mientras reduce el almíbar, vamos a caramelizar los melocotones en una sartén para que se deshidraten un poco y no nos humedezcan la masa:
  • Corta los medios melocotones por la mitad, pero guarda 2 o 3 enteros para ponerlos en el centro de la tarta.
  • Pon una sartén antiadherente al fuego y deja que se caliente.
  • Coloca los trozos de melocotón con cuidado en la sartén, fijándote de que estén del mismo lado, para saber cuando los gires que están hechos por igual.
  • Deja que se vayan caramelizando a fuego lento, para que no se quemen, y ves dándoles la vuelta de vez en cuando.
  • Cuando veas que tienen color de caramelo, sácalos y ponlos sobre papel absorbente pero separados para que no se peguen.

  • Precalienta el horno a 180º con calor arriba y abajo.
  • Pon todo el almíbar caramelizado o (caramelo si lo has hecho con azúcar y agua), en el molde que vayas a hacer la tarta y repártelo por todo el fondo.
  • Ves colocando los trozos de melocotón por encima del caramelo con el lado más curvo hacia abajo para que cuando le des la vuelta a la tarta, quede más bonita.
  • Cubre el molde con la lámina de hojaldre, dobla y mete hacia adentro todo lo que te sobra del hojaldre.
  • Pincha con un tenedor todo el hojaldre para que no suba demasiado.
  • Hornea a 180º durante unos 40 minutos, o hasta que veas que el hojaldre está dorado. Tiene que estar muy dorado para que se haga bien y no se quede crudo el hojaldre.


Saca la tarta del horno y deja que se enfríe un poco, desmolda estando aún caliente porque si se enfría mucho te costará de desmoldar.

Espero que te guste.

 

Si quieres ver las tarta Tatín o invertidas que han hecho mis compañeras de reto, pincha en la foto del logo:


Guiso de patatas con verduras y bacalao

Empezamos esta semana de octubre con un guiso de patatas sencillo y sabroso, un guisado clásico en mi cocina, sobre todo cuando ya no hace mucho calor.

Los guisos caseros de patata con algún que otro ingrediente principal, son los típicos platos que se han hecho toda la vida en las casas y que se pasan de madres a hijas, siempre cocinados a fuego lento.
Afortunadamente, los platos clásicos nunca mueren, yo suelo adaptarme a la cocina moderna y me gusta en todas sus modalidades, pero cuando quiero comer algo con sabor a lo de toda la vida, siempre vuelvo a la cocina tradicional......y a mi familia les encanta!!

Son unos platos sencillos de cocinar, y suelen ser bastante económicos. Hoy lo he preparado con bacalao estilo inglés, pero también puedes hacerlo con otros ingredientes como, Ternera guisada con patatas, Guiso de sepia con patatas, Guiso de patatas con chorizo o un Guiso de magro con patatas.....y muchos otros que hay y que ya iré poniendo.
Estos días ha empezado a cambiar el tiempo y ya nos hemos vuelto a casa después de varios meses disfrutando de la playa y del mar, con sus preciosos amaneceres....
Una semana antes de volver a casa, procuro ir terminando con todo lo que tengo en el congelador y nevera para llevarme lo mínimo posible y no volver tan cargados, es la semana del aprovechamiento.

Y aprovechando que hace un ligero fresco, y yo soy mucho de platos de cuchara, pensando que podría hacer para comer, vi los remostrones de verdura que tenía en el cajón de la nevera....medio puerro, un tomate, una zanahoria pequeña algo mustia, pimientos y dos alcachofas que ya estaban pidiendo que las utilizara; también tenía una bolsita de tiras de bacalao inglés ya desalado....con todo ello, y unas cuantas patatas, decidí preparar un rico guisado!!

Este guiso es un plato de cuchara riquísimo y muy completo, puedes hacerlo con las verduras que tengas, y es muy sencillo de preparar!!
Ingredientes: (2 personas)
  • Pimiento rojo.
  • Pimiento verde.
  • Tomate natural maduro.
  • Medio puerro.
  • Calabacín (opcional).
  • Alcachofas.
  • Zanahoria.
  • Bacalao desalado o tipo inglés.
  • 50ml. de vino blanco.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal. 
  • Pimienta molida.
  • 1 hojita de laurel.
  • Caldo de verduras o de pescado (el mío casero y congelado)

  • 3 o 4 patatas.
  • 1 cucharadita de pimentón de la Vera.
  • 1 puñadito de bajocones (los míos son congelados frescos)

Modo de hacerlo:
Si lo haces con bacalao desalado en casa durante un par de días, seca los lomos con papel absorbente para que no salpiquen al sofreírlos.
  • Corta el bacalao en trozos no muy grandes.
  • Limpia las alcachofas quitando todas las hojas duras de fuera y deja el corazón más tierno, pela el rabito y córtalas en cuartos.
  • Prepara las verduras, pela la zanahoria y córtala en rodajitas, lava y corta en trocitos pequeños las demás verduras.
  • Pon una cazuela con un chorrito de aceite al fuego y sofríe el bacalao, no demasiado, vuelta y vuelta, saca y reserva hasta el final del guisado.

  • En la misma cazuela sofríe las alcachofas, cuando estén doraditas saca y reserva.
  • Ahora añade un poco más de aceite si ves que hace falta y echa todas las verduras menos el calabacín si le pones, deja que se sofrían bien a fuego medio.
  • Cuando ya estén algo tiernas, añade el calabacín, sazona y deja que se cocine todo junto.
  • Añade el tomate rallado, mezcla y deja que se haga bien, pon la hojita de laurel.
  • Echa el vino blanco en la cazuela, remueve y deja que se evapore el alcohol


  • Añade los bajocones, remueve y deja unos dos minutos.
  • Mientras se terminan de hacer las verduras, pela las patatas y rómpelas en trozos medianos pero más o menos iguales.
  • Añade las patatas troceadas a la cazuela y remueve para que se mezclen de los sabores.
  • Ahora es el momento de echar la cucharadita de pimentón de la Vera, mezcla bien.
  • Añade el caldo de verduras o de pescado, mejor si es casero, cubriendo las patatas, deja que se cuezan a fuego medio durante unos 15 minutos.
  • Añade al guiso el bacalao y las alcachofas que tenías reservadas, remueve con cuidado y deja que se cueza todo junto unos 5 minutos más y se mezclen los sabores.
  • Prueba el punto de sal y salpimenta lo que haga falta.
  • Espolvorea perejil picado.

Deja que repose unos minutos y sirve bien caliente.

Si ves que se te queda demasiado caldoso, chafa algunos trozos de patata y añádelos al guiso, eso hará que engorde el caldo.


La salsa de los guisos de patata es una delicia, es un plato que no queda muy caldoso pero tiene el suficiente para mojar mucho pan!!

Espero que te guste.


Y como este guisado de patata está hecho con restos de verduras y con caldo casero que tenía en el congelador.....esta receta se va para el reto de mi amiga Marisa de Thermofan, ese reto que consiste en hacer recetas en las que hayamos contribuido a aprovechar los restos de alimentos, y no desperdiciar ni tirar nada a la basura. 

Si te interesa este reto de aprovechamiento, pincha en la foto del logo que está todo muy bien explicado.


Brioche de chocolate y naranja confitada

Empezamos la semana con un dulce riquísimo que estoy segura de que os va a encantar. Pero no es una receta dulce sin más, es un delicioso, tierno y jugoso brioche con chocolate y naranja confitada, que hará que disfrutes en cada bocado!!

El brioche es un pan dulce de origen francés, característico por tener una miga muy jugosa, densa y tupida, que se consigue al retrasar el añadido de la mantequilla al amasar, para dar lugar a una miga llena de hebras.

En el horneado la corteza se dora enseguida, y así consigue su color característico, mientras que la miga se queda de un amarillo más claro.
Hacer una brioche en casa es una maravilla porque lo puedes hacer a tu gusto.....una brioche natural como el de Julia Child, una brioche con nueces, una con anís como la Alfilada asturiana, incluso una con aceite de oliva en lugar de mantequilla como este Pan croata.....o como este de hoy, con chocolate y naranja!!

¿Como te gusta más? ¿Eres más de Brioche natural o lo eres de Brioche con chocolate, frutos secos o especias?

Puedes ver como se confitan o caramelizan las naranjas si pinchas en "Naranjas y mandarinas confitadas"
Ingredientes: (8 personas)
Para la masa:
  • 300ml. de leche.
  • 2 sobres de levadura seca de panadería.
  • 75g. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 100g. de azúcar.
  • 550g. de harina.
  • 1 yema de huevo.


Para el relleno:

  • 85g. de chocolate postres.
  • 40g. de mantequilla.
  • 70g. de azúcar.
  • 5g. de canela molida.
  • 50g. de naranja confitada picada.


Modo de hacerlo:
La masa:

  • Calienta un poquito la mitad de la leche y disuelve la levadura en ella.
  • Pon la mantequilla ablandada en un bol, yo la he hecho en la amasadora pero puedes hacerlo a mano, añade el azúcar y la otra mitad de la leche que queda, remueve y mezcla.
  • Echa la levadura disuelta en la leche y mezcla bien.
  • Añade la harina tamizada y amasa unos 6 minutos.


  • Amasa hasta que veas que la masa está elástica.
  • Cuando esté elástica y no se pegue, tapa el bol y deja que repose 1 hora para que doble su volumen.
  • Pasado el tiempo de reposo, pon la masa sobre una hoja de papel de horno y coloca otra hoja de papel por encima para estirar la masa con el rodillo.
  • Estira hasta que se quede una plancha fina y rectangular.

Vamos a preparar el relleno:

  • Pon el chocolate con la mantequilla y el azúcar un bol pequeño.
  • Añade la canela y la naranja confitada cortada en trocitos pequeños.
  • Calienta al baño María y remueve al mismo tiempo hasta que se funda y mezcle todo bien.


  • Cubre la masa estirada con todo el relleno de chocolate, dejando como un dedo por los lados.
  • Enrolla la masa empezando por la parte más ancha, puedes ayudarte con la hoja de papel de debajo de la masa.
  • Haz un cilindro con ella.


  • Corta el cilindro de masa en dos tiras a lo largo sin llegar hasta el final.
  • Pasa una tira por debajo de la otra para formar como si fuera una trenza de dos tiras.
  • Coloca la masa en un molde alargado y deja que repose unos 40 o 50 minutos para que vuelva a levar y doble su volumen.
  • Pinta toda la masa con la yema de huevo batida mezclada con una cucharada de agua.


  • Precalienta el horno a 180º y hornea el brioche durante unos 35 o 40 minutos.
  • Cuando esté cocido, saca del horno y deja que se enfríe sobre una rejilla.



Espero que te guste.

Garbanzos carmelitas picantes

Empezamos el mes de octubre con una receta ideal para el tiempo que nos viene, es una receta que pertenece a la cocina de unas instituciones medievales, "los monasterios", y que gracias a su actividad, han conseguido mantener viva parte de nuestra cultura y gastronomía.
Los monjes religiosos han sido los encargados de transmitir nuestro patrimonio gastronómico a través de su cocina hasta nuestros días.

Hace unos años me compré un libro antiguo de recetas de cocina de varios monasterios, echando un vistazo, me encontré con este guiso de garbanzos y me encantó por su delicadeza, pocos ingredientes y por su sencillez....

Los monasterios solían estar en lugares apartados, por lo que se hicieron autosuficientes, y tenían su propio huerto, árboles frutales y una pequeña granja que servía para dar sustento a la comunidad.

En las normas de los monasterios habían algunas que estaban dedicadas al ayuno o vigilia en determinadas fechas, por lo que la cocina carmelita, en este caso, tiene la característica en toda la Orden, de la ausencia de la carne.

Estos garbanzos carmelitas, a los que yo les he añadido un toque picante, es un guiso de legumbres muy económico que sienta de categoría tomarlo bien calentito!!

Estos ricos garbanzos, son mi aportación al reto de Elena Misspimienta, el reto Alfabeto salado, ya que para el inicio de esta nueva temporada, los ingredientes que han salido por sorteo han sido: los garbanzos y la guindilla.

 

Los garbanzos son uno de los ingredientes principales de muchos de los cocidos de la cocina española, y de hecho, puedes ver varias recetas publicadas en los que son el principal ingrediente, como los Garbanzos con compango, Albóndigas veganas de garbanzos en salsa de tomate, Ensalada templada de garbanzos y zanahoria, Potaje de garbanzos con bacalao y espinacas, o unos deliciosos Garbanzos con espinacas y huevo.....y otras muchas recetas de guisos y arroces de los que también forman parte.

Ingredientes:(2 personas)

  • 300g. de garbanzos cocidos.
  • 2 huevos cocidos.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 600ml. de caldo de verduras.
  • 1 o 2 guindillitas, cayenas.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Perejil.
 
Modo de hacerlo:
  • Pela y pica la cebolla en trocitos muy pequeños y sofríela en un poco de aceite de oliva.
  • Añade la guindilla y sigue sofriendo hasta que la cebolla esté tierna.
  • Pasa la cebolla a un mortero, añade unos garbanzos y las yemas de los huevos cocidos, machaca todo bien hasta conseguir una pasta.
  • Añade un poco de caldo y remueve hasta que se haya deshecho y ligado todo bien.


  • Pon un cazo al fuego con el resto del caldo, añade los garbanzos y deja que se cuezan juntos unos 5 minutos.
  • Añade ahora la pasta del mortero a los garbanzos y cuece otros pocos minutos.

 

  • Sirve los garbanzos muy calientes con las claras de los huevos picadas y espolvoreadas por encima.
  • Espolvorea también un poco de perejil picado.

Esta receta puedes hacerla con garbanzos cocidos o con garbanzos frescos.

Si los tienes frescos, la receta es muy parecida, pero en lugar de utilizar caldo de verduras, se hace en el caldo de cocer los garbanzos:

  • Pon a cocer los garbanzos, que has tenido en remojo al menos durante 12 horas, en agua caliente con una rama de perejil fresco, 1 hoja de laurel, media cebolla pequeña con 2 clavos de olor clavados en ella, un chorro de aceite y sal.
  • Cuando la cebolla esté tierna, sácala y ponla en un mortero junto a la cebolla frita, las yemas y los garbanzos como he explicado en la receta.
  • Añade la mezcla al puchero con los garbanzos y deja que cueza unos minutos.

Espero que te guste.


Focaccia de patata, de Puglia

Este último domingo de septiembre vamos a cocinar un pan típico italiano, la focaccia; pero vamos a hacerla de una manera diferente a las tradicionales, porque nos hemos ido a la región de Puglia, el tacón de Italia, donde le añaden patata a la masa.

Las focaccias son un tipo de pan plano enriquecidos con aceite de oliva y adornados con hierbas aromáticas, verduras, queso.....y en Italia, son tan corrientes y tradicionales como aquí lo son nuestras tortas o cocas.
http://No suelo hacer muchas focaccias, pero cuando hago una, siempre me dicen que porqué no las hago más veces porque les encanta a todos por su sabor y esponjosidad!!

Puedes ver las recetas de las focaccias que tengo publicadas en el blog, si pinchas en Focaccia de aceitunas verdes, romero y queso, Focaccia de aceite, ajo y perejil, o en Focaccia de romero y cebolla crujiente.....
 
Todas las focaccias son muy sabrosas, pero esta que hacemos hoy, incluso diría que aún lo es más, ya que la patata le aporta una jugosidad y un sabor como dulzón, que queda genial con los tomatitos cherry macerados en aceite de oliva, aromatizado con tomillo, romero y orégano.
http://Esta deliciosa focaccia de patata ha sido mi primer robo de la temporada para el reto Asaltablogs, en el que la suerte ha caído en el blog de Rosa, Un toque de canela.

Rosa tiene un blog con recetas de lo más variadas, y a cada cual más exquisita. Como es normal en mi, primero de todo me fui a buscar recetas dulces y me apunté varias que ya iré haciendo, pero mirando mirando, al final me decidí por esta focaccia que ya sabía de antemano que iba a gustar en casa.....

Y como dice Rosa en su Focaccia de Puglia, cuando la empiezas, no puedes parar de comer!!http://Ingredientes:
Para la masa:

  • 300g. de harina de fuerza.
  • 100g. de harina normal.
  • 200g. de patata cocida.
  • 250ml. de agua.
  • 25g. de aceite de oliva virgen extra.
  • 25g de levadura fresca, o 1 sobre de levadura de panadería seca.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de azucar.

Para el adorno:
  • Tomatitos cherry.
  • Sal gruesa.
  • Orégano.
  • Romero.

Modo de hacerlo:
  • Pica las patatas con un tenedor hasta que estén bien desechas, ponlas en un bol.
  • Añade las harinas mezcladas y tamizadas junto con la sal y el azucar. Mezcla todo bien con las manos.
  • Si utilizas levadura fresca como yo, deshazla en el agua tibia.
  • Añade el agua con levadura y el aceite al bol con las harinas, mezcla todo bien, sin amasar, solo mezclando. Verás que te queda una masa bastante pegajosa, deja que repose unos 20 minutos y notarás que ya no se pega tanto.
http://
  • Sin sacar la masa del bol, haz pliegues estirando y doblando la masa sobre si misma por los 4 lados de la masa. Puedes ver como se hace  explicado con fotos en la receta "Pan sencillo sin amasado".
  • Pliega unas 10 veces seguidas y deja que repose 5 minutos, vuelve a hacer los pliegues y reposo, hazlo otras dos veces más. Ahora verás que la masa ya no se pega en las manos.
http://
  • Pasa la masa con cuidado de no romperla, a una fuente rectangular untada de bastante aceite.
  • Estira la masa y pliégala por un lado, luego por el otro y cierra como si fuera un tríptico, deja que repose una media hora.
  • Vuelve a repetir el proceso estirando a la vez la masa para que cubra toda la bandeja, y apretando con las yemas de los dedos hasta tocar la bandeja pero sin romper la masa.
  • Ahora deja que fermente una hora más, o lo que veas que hace falta.
  • Vuelve a apretar con las yemas de los dedos para formar bien los típicos hoyos de la focaccia.
Mientras la masa dobla su volumen, vamos a preparar la maceración para la cobertura:
  • Corta los tomates cherry en mitades y ponlos en un bol.
  • Añade orégano, romero, sal gorda y cubre todo con aceite de oliva virgen,
  • Mezcla bien y reserva para que se vayan integrando y mezclen los sabores.
http://

  • Precalienta el horno a 225º.
  • Unta la focaccia por encima con el aceite de los tomatitos.
  • Coloca los tomatitos cortados dentro de los hoyos que se han formado, aprieta para que no se caigan.
  • Echa por encima de toda la focaccia la mezcla de aceite de la maceración, extendiéndola bien.
  • Hornea unos 20 o 30 minutos, hasta que veas que está doradita.
http://
Te aconsejo que la tomes calentita, recién hecha, porque es la mejor manera de disfrutar de la corteza crujiente y de la miga esponjosa.

Además de saborear la mezcla con los tomatitos tan tiernos y jugosos.....

Espero que te guste.

Gracias Rosa por tus recetas tan ricas, ha sido un verdadero placer entrar en tu cocina.

Esta temporada tenemos nuevo logo en el reto. Sinceramente tengo que decir que no me termina de gustar, valoro, de verdad, el trabajo que ha hecho María con el diseño, pero no creo que represente el tema y el sentido de este reto.

En mi blog yo escribo lo que siento y como lo siento, y esto tenía que decirlo porque es lo que pienso!!

Gracias por tu visita!!
Si me dejas un comentario, me haces muy feliz ya que me ayuda mucho!!

Participo en: