Crema de col, repollo

Estamos a mitad de junio, pero con el calor que hace ya, nos apetece comer platos más frescos y sencillos, como esta crema de col que os dejo hoy......Es una receta sencilla, sana y saludable, una crema que bien fresquita en verano, sienta de maravilla!!

Es una crema ideal como entrante para comer al mediodía, y también es perfecta para acabar el día con una cena ligera.
La col o repollo, también puede comerse cruda en ensaladas, pero lo más normal es comerla cocida con algún tipo de aliño, o guisado.

El repollo o col, como solemos llamarlo por mi tierra, es una verdura muy habitual para hacer toda clase de cocidos y pucheros.

Hace unos años, a mi la col no me gustaba demasiado, sobre todo por su olor, pero con el tiempo he aprendido a disfrutar de su sabor cocinándola de diferentes maneras, como esta deliciosa crema de hoy, o las riquísimas Runzas....y también forma parte de la Olla de la Plana y del Cocido montañés.

Esta crema la he cocinado toda en el microondas, es una receta ideal para prepararla en poco tiempo y luego dejarla en la nevera para que se enfríe hasta el momento de su consumo.
Y además, como cocinar en las vitrocerámicas o en el horno se ha convertido en un enorme gasto, cocinar en el microondas es una buena alternativa....
Ingredientes:(6 personas)
  • 2 o 3 patatas.
  • 1 cebolla.
  • 175g. de col o repollo.
  • 250ml. de caldo de verduras, de pollo....
  • 1 brik de nata cocina.
  • Pimienta.
  • Perejil.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Modo de hacerlo:
Empezamos preparando las patatas:
  • Lava las patatas y sécalas.
  • Pincha cada patata con un palillo y ponlas en un recipiente destapado.
  • Mete las patatas en el microondas a la máxima potencia durante unos 7 minutos, pasado ese tiempo, deja que se enfríen un poco.
  • Pela las patatas, córtalas en trocitos pequeños y ponlas en el vaso de una batidora.
  • Añade un poco del caldo para que se trituren mejor con varilla eléctrica, reserva.
  • Lava y pica muy menudos la cebolla y la col, reserva.
  • Pon 2 cucharadas de aceite de oliva en un bol amplio, tapa con papel film y ponlo en el microondas a la máxima potencia durante 2 minutos para que se caliente bien.
  • Destapa el bol y añade el repollo y la cebolla picados, tapa de nuevo y ponlo en el microondas unos 5 minutos más.
  • Destapa otra vez y añade un poco del caldo, remueve y vuelve a poner en el microondas 2 minutos más y reserva.
  • Ahora añade la patata triturada a la mezcla de repollo y cebolla y echa el resto de caldo caliente, tritura todo junto con la batidora hasta que obtengas una crema fina.
  • Añade la nata, sazona con sal y pimienta y mezcla bien.

  • Sirve acompañada de picatostes de pan tostado y espolvoreada de perejil picado. 
Esta crema fría está riquísima, pero si en invierno la tomas caliente, también está de categoría!!!
Espero que te guste.

Y como esta receta está cocinada íntegramente en el microondas, va para el reto En buena onda de mis amigas Marisa de Thermofan y Elisa de Que no te falte un perejil.

Puedes saber más sobre este reto pinchando en la foto del logo:

Caracoles en salsa de mi madre

Después de una semana de no parar, de idas y venidas cargando y descargando, de guardar y arreglar armarios.....ya estoy instalada de nuevo en mi lugar de veraneo, y he vuelto a abrir el ordenador para enseñaros una nueva receta.

Y vengo con una receta muy tradicional en mi tierra, ya que los caracoles forman parte de la cultura valenciana, son muy típicos a la hora del almuerzo o como aperitivo, y se pueden degustar de formas muy distintas dependiendo de la zona en la que estés.

Hacer una caracolada o caragolada como decimos aquí, para cenar con los amigos, en fiestas, en verano, o simplemente por juntarnos, es de lo más normal, es una de las recetas más usadas y que siempre atrae y satisface a los comensales.....cuando dices que vas a hacer una caragolada se apunta todo el mundo.
Ahora ya no se hace tanto, pero antiguamente, en cuanto caían cuatro gotas, era típico salir al campo o a los huertos a coger caracoles, para luego hacerlos en salsa o para ponerlos en la paella del domingo.
Una vez recogidos, se ponían en una carnera o en una bolsa de malla para que se purgaran durante un tiempo. Los caracoles más habituales de la Plana son los xanet, los cristianos y las baquetas que son las que se suelen poner en la paella.

A mi madre le encantaban los caracoles y siempre que llovía y podía, salía al campo a cogerlos, y esa afición nos la inculcó a todos sus hijos. A mi me gusta ir de vez en cuando, pero la verdad es que hace años que los compro en el mercado ya que hay para elegir y además te los venden ya purgados.No hay nada más rico que un buen plato de caracoles en salsa y caseros, hoy os dejo la receta que hacía mi madre y que heredó de la suya, mi abuelita y que ahora hacemos las siguientes generaciones para que no se pierda.

Hacía bastante tiempo que no los preparaba, prácticamente desde que ella faltó y no la recordaba bien, ahora he querido volverla a hacer para enseñaros esta delicia de receta, y me la ha pasado mi hermana ya que es una receta familiar que todos mis hermanos siguen haciendo.
Es una receta espectacular, unos caracoles donde no puedes parar de mojar pan en la salsa, y donde al momento de estar comiéndolos, te das cuenta de que tu boca se ha convertido en algo que te abrasa!!
Por eso, es imprescindible acompañar un buen plato de estos caracoles en salsa, con un buen vino o cualquier otra bebida, para contener ese ardor en la boca que nos ha dejado la guindilla.

También es cierto, que puedes cambiar la cantidad de guindilla para que no pique tanto, o simplemente, no ponerla, pero te aconsejo que le pongas aunque sea una chispita....

Hay mucha gente a la que no le gustan los caracoles, pero si te animas a comerlos, esta receta te encantará, son una verdadera delicia!!

Ingredientes:
  • 1k. de caracoles, en mi caso son xanet.
  • 1 paquete de compagno asturiano (chorizo, morcilla, panceta)
  • 4 tomates maduros o 1/2 k. de tomate triturado.
  • 1 cebolla.
  • 1 pimiento verde.
  • 2 o 3 dientes de ajo.
  • 1 cucharada de harina.
  • 2 guindillas o al gusto.
  • 1 ñora.
  • 2 hojitas de laurel.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.
Para la picada:
  • 1 puñado de almendras tostadas.
  • Perejil.
  • 2 dientes de ajo.
  • Sal.
Modo de hacerlo:
Los caracoles puedes comprarlos ya cocidos o vivos como los que yo utilizo, si están cocidos te saltas el proceso de lavar y engañar a los caracoles.
Si los caracoles los tienes vivos, lo primero que tienes que hacer es lavarlos bien para luego engañarlos. Puedes ver el paso a paso de estos procesos si pinchas en "Como limpiar caracoles"
Guarda parte del caldo de engañar los caracoles para la salsa.
  • Pon una cazuela alta al fuego con aceite de oliva virgen.
  • Pica el pimiento verde, la cebolla y los dientes de ajo, trocea la ñora en trocitos muy pequeños.
  • Corta en trocitos pequeños toda la carne del compagno, la morcilla, el chorizo y la panceta.
  • Sofríe en el aceite caliente la cebolla troceada y el pimiento verde, baja a fuego lento y añade los ajos picados.
  • Cuando las verduras estén tiernas, añade todo el compagno troceado y remueve bien, deja que se sofría a fuego lento.
  • Ahora pon la ñora troceada y las guindillas, mezcla bien.
  • Añade los tomates pelados y picados o el tomate triturado de bote, deja que cueza bien y pierda el agua que pueda soltar, añade las hojitas de laurel y sazona.

  • Pon la cucharada de harina y remueve bien.
  • Cuando el tomate esté meloso echa los caracoles a la cazuela, remueve con cuidado y añade caldo colado de los caracoles o agua cubriendolo todo.
  • Deja que cueza todo junto unos 15 o 20minutos
Mientras los caracoles se cuecen a fuego lento vamos a preparar la picada:
  • En un mortero pica las almendras, los dientes de ajo, el perejil y un poquito de sal.
  • Cuando esté casi picado, añade un poco de caldo de la cazuela y mezcla.

  • Cuando veas que los caracoles ya están cocidos, añade la picada a la cazuela.
  • Remueve para que se reparta por toda la cazuela y deja unos 5 minutos más antes de servir.

Sirve bien calientes.

Espero que te guste.

Pizza margarita


La pizza Margarita es la madre de todas las pizzas!! ¿Quién no conoce la pizza Margarita?
En casa nos encanta la pizza y aunque no suelo hacerla a menudo, de vez en cuando me pongo con las manos en la masa, y las preparo, sobre todo los fines de semana.

La Margarita es la pizza típica napolitana, sencilla, rápida y con ingredientes básicos, como son el tomate, la mozzarella, albahaca fresca, aceite de oliva y sal.

La tradición cuenta que en junio de 1889, para honrar a la reina de Italia, Margarita de Saboya, el cocinero Raffaele Esposito de la pizzería Brandi,​ creó la pizza margarita, representando con sus condimentos (tomate, mozzarella y albahaca) los colores de la bandera italiana. Fue la primera receta en incorporar queso. (Fuente: Wikipedia)

Último domingo de mayo, y este es el día en el que publicamos la receta robada para el reto Asaltablogs, administrado por Marga de Azafranes y canelas, este mes le ha tocado ser asaltada a Rosa de Recetitas con ro.

Rosa tiene un blog con recetas riquísimas y de lo más variadas, ya que en él, ha ido añadiendo todas las recetas que iba elaborando, y que tenía guardadas en su recetario.
 
Es muy raro que yo haya elegido una receta salada porque siempre me voy al dulce, pero es que en cuanto vi su pizza Margarita, me apeteció hacerla para el viernes, y sinceramente, fue todo un éxito en casa!!
Ingredientes: (para 2 pizzas de 200g.)
Para la masa:
  • 250g. de harina de fuerza.
  • 6g. de levadura fresca.
  • 160ml de agua tibia.
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen.
  • 3g de sal.

Para el relleno:
  • 2 tomates maduros.
  • 2 bolas de mozzarella (1 por pizza)
  • Albahaca fresca.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Un poco de harina para amasar.
  • Semolina o pan rallado para el reposo.
 
Modo de hacerlo:
  • Disuelve la levadura en el agua tibia, removiendo hasta que esté bien disuelta.
  • Mezcla en un bol la harina con la sal.
  • Añade la mezcla del agua y levadura en el bolde la harina, echa un chorrito de aceite y mezcla con una cuchara hasta que este bien integrado.
  • Pasa la masa sobre la mesa de trabajo espolvoreada de harina y amasa utilizando la palma de la mano para ir estirando y doblando la masa durante un par de minutos.
  • Corta la masa en dos trozos y dales forma de bola.
  • En una hoja de papel de horno añade un poco de semolina o pan rallado y pon las bolas de masa encima y separadas.
  • Espolvorea un poco de harina por encima de las bolas y tapa con un trapo húmedo, deja que reposen unas dos horas.
Vamos a preparar la salsa de tomate:
  • Lava y ralla los dos tomates. Para evitar un exceso de líquido, es mejor que lo cueles para eliminar el agua que tenga.
  • Añade un buen chorrito de aceite de oliva virgen y sal.
  • Corta en trocitos pequeños unas hojas de albahaca fresca y añádela al tomate, mezcla todo bien.

Montamos la pizza:
  • Pasado este tiempo, estira una de las bolas, dándole forma circular, tienes que dejarla muy fina por el centro, pero intenta no tocar el reborde.
  • Una vez les hayas dado la forma de pizza, ponlas en la bandeja de horno, con el papel con semolina.
  • Pon un chorrito de aceite por la masa de pizza.
  • Unta con la mezcla de tomate toda la superficie de la masa, ten cuidado de dejar libre unos 2 cm por todo el alrededor de la pizza.
  • Corta la mozarella fresca en láminas gruesas y repártela por toda la pizza.
  • Reparte unas hojitas de albahaca por encima.
  • Coloca la bandeja en la parte baja o media del horno precalentado a 250º con calor arriba y abajo y hornea durante unos 10 minutos más o menos, siempre depende de tu horno.


Que sencillo es poder disfrutar en casa de una buena pizza Margarita, está de categoría!!

Espero que te guste.
 
Bueno Rosa, ha sido un placer y un gusto entrar en tu cocina......me llevo una receta genial y otras que he guardado que espero lo sean también!!

Limoncello casero


En mi familia tenemos la costumbre de que siempre que nos reunimos todos para comer o por cualquier acontecimiento familiar, en el momento del postre sacamos a la mesa varios licores diferentes, nos gusta acompañar los dulces y el café con un chupito de buen licor.

Desde que aprendí a hacerlo, siempre tengo en la nevera el riquísimo Licor de mandarinas que ya os enseñé hace unos tres años; ahora me he decidido a preparar mi propio limoncello casero, porque ya llevaba tiempo queriéndolo hacer.
Hace unas semanas me trajo mi nuera bastantes limones del huerto de su padre, con ellos hice unos Bizcochitos de limón glaseados, un Helado de yogur de limón que ya nos apetece mucho, y preparé unas Sardinas fritas al limón riquísimas.....pero aún me quedaban limones que ya estaban empezando a mustiarse y los he aprovechado para el limoncello.

Si eres también de los que ponen el broche final a una buena comida o cena con un licor, te aconsejo que el limoncello o el licor de mandarinas lo prepares en casa, es muy sencillo y te sentirás muy orgulloso de sacar tus propios licores caseros.
Hacer licores caseros no es nada complicado, no cuestan nada de trabajo, solo se necesita tiempo para el reposo.....y cuando haces uno, te sientes tan satisfecha, que ya te apetece preparar otro.

El limoncello es un licor de limón típico de Italia, que se hace por la maceración de la cáscara de los limones en algún tipo de alcohol, al que, al cabo de unos días, se le añade un almíbar para rebajar los grados del alcohol.

El limoncello, como otros licores, siempre se tiene que tomar muy frío, y es un perfecto digestivo para después de las comidas.

Ingredientes:
  • 4 o 5 limones de cáscara gruesa, (1/2k más o menos).
  • 500ml. de alcohol para macerar, se compra en las tiendas de vinos.
  • 375g. de azúcar.
  • 400ml. de agua.

  • Modo de hacerlo:
    • Lava bien los limones con un cepillo.
    • Pela los limones con un pelapatatas para quitar la corteza de la manera más fina posible y sin la parte blanca.
    • Pon las pieles de limón en un recipiente alto de cristal y añade el alcohol que vayas a utilizar, tapa bien el bote y deja que repose en un lugar oscuro durante unos 10 días. 
    Pasados los 10 días vamos a preparar el almíbar:
    • Pon el agua en un cazo al fuego, añade el azúcar y remueve hasta que se haya disuelto el azúcar.
    • Deja a fuego medio y lleva a ebullición, en el momento en que se ponga a hervir apaga el fuego y deja que se enfríe.

    Vamos con el licor:
    • Añade el almíbar ya frío a la mezcla de alcohol y cortezas de limón macerada y remueve bien.
    • Tapa el recipiente y deja que repose para se mezclen los sabores con el almíbar durante unos 5 días más.

    • Cuela la mezcla macerada con un colador fino apretando las pieles para que suelten todo el líquido.
    • Rellena las botellas que tengas preparadas y ponlas en la nevera para que se enfríen bien......y
    Ya está listo el limoncello!!
    La cantidad de almíbar depende de tu gusto, puedes añadir más o menos según la dulzor que prefieras, lo mismo que hacer el almíbar más o menos dulce.

    Si lo pones en botellitas bonitas de 250ml tendrás unos preciosos detalles para regalar.                           
    Espero que te guste.

    Y como esta receta puede servir para aprovechar algunos limones que tengas desde hace tiempo y utilizarlos antes de que se estropeen.....este delicioso limoncello va para el reto de mi amiga Marisa de Thermofan, ese reto que consiste en hacer recetas en las que hayamos contribuido a aprovechar los restos de alimentos.
    Puedes saber más sobre el reto, pinchando en la foto del logo:


    Tarta de frutas frescas, con crema y masa casera

    Una de las tartas más vistosa, llamativa y que apetece comer nada más verla, es la clásica tarta de frutas frescas con crema. Es imprescindible en cualquier acontecimiento, sobre todo cuando llega la primavera o durante el verano, ya que al estar fría de la nevera, nos alivia del calor.

    Cuando llega el momento del postre, y la pones en el centro de la mesa, la cara de los comensales cambia a una expresión de asombro y felicidad que hace que te sientas satisfecha....
    La tarta de frutas frescas con crema pastelera, es sencillísima de hacer y no se necesita tener muchos conocimientos de cocina para prepararla.
    Se compone de tres ingredientes básicos, que son la crema pastelera, la base de hojaldre o masa quebrada como he puesto yo, y fruta fresca variada.

    Además es una tarta muy cómoda de preparar, ya que la crema pastelera y la masa quebrada puedes tenerlas hechas el día anterior.
    Esta tarta tan rica y bonita la he hecho para celebrar el 9º aniversario del reto Desafío en la cocina. Las jefas del reto, Carolina, Toñi y M Luz, han querido celebrarlo a lo grande, y nos han pedido que hiciéramos una tarta deliciosa y con mucho color....la "Tarta de frutas frescas con crema y base casera"

    Nos pusieron 4 requisitos:
    El 1º es que la tarta tuviera al menos 3 frutas diferentes, y yo le he puesto 6.
    El 2º es que la masa fuera casera, la que quisiéramos pero casera, yo he hecho masa quebrada.
    El 3º es que sobre la base pusiéramos una crema, yo he puesto crema pastelera.
    El 4º, como es lógico, es que en alguna foto la tarta llevara una vela de cumpleaños.

    Desde que hice por primera vez la masa quebrada casera, para la Tarta de higos y queso crema, y volví a hacerla para la Crostata con mermelada de mandarinas, siempre que puedo la hago yo. También puedes cambiar la masa quebrada por hojaldre.

    Ingredientes:
    • Fruta variada: fresas, kiwis, uva, plátano, albaricoques, frambuesas....
    • Crema pastelera (puedes ver la receta pinchando en el enlace).
    • Masa quebrada.
    • 3g. de gelatina neutra, para el brillo final.
    • 200ml. de agua.

    Para la masa quebrada casera:
    • 250g. de harina de repostería o normal.
    • 50g. de azúcar.
    • 125g. de mantequilla muy fría.
    • 1 huevo.
    • 1 pizca de sal.

    Para la crema pastelera:
    • 500ml. de leche entera.
    • 4 yemas.
    • 125 g de azúcar.
    • 40g. de Maizena.
    • 1 cucharadita de esencia de vainilla o canela.

    Modo de hacerlo:
    Prepara el día de antes la crema pastelera y la masa quebrada.
    Puedes ver como hacer la crema paso a paso y con fotos en Crema Pastelera.
    La masa quebrada casera se hace mezclando todos los ingredientes, no necesita amasado.
    • Tamiza la harina dentro de un bol, añade el azúcar y la sal.
    • Corta la mantequilla bien fría en trocitos y añádelos al bol.
    • Mezcla con los dedos la mantequilla con los demás ingredientes, hasta conseguir una textura que te recuerde a las migas.
     
    • Añade el huevo y sigue mezclando con los dedos, pero sin trabajarla demasiado, hazlo solo hasta que esté todo unido.
    • Haz una bola con la masa.
    • Tapa la bola con papel film y deja que repose en la nevera durante una hora aproximadamente.

    • Pasado el tiempo de reposo, estira la masa con un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada, o sobre una hoja de papel de horno.
    • Estira por todos los lados hasta que tenga un par de milímetros de grosor. 

    • Levanta la hoja de papel con la masa y ponla del revés sobre un molde desmoldable.
    • Retira el papel y cubre la base y las paredes apretando bien con los dedos.
    • Recorta la masa que sobra con el rodillo y ponla por los bordes para que quede bonito.

    • Cubre el molde con el papel de horno que has quitado, y rellena con garbanzos secos o cualquier otra legumbre para que no se levante la masa.
    • Pon en el horno precalentado a 180º C, y cuece durante unos 15 o 20 minutos, ten cuidado porque llega un momento en que se quema enseguida.
    • Saca del horno, quita los garbanzos y el papel, y deja que se enfríe por completo.

    Vamos a preparar el brillo:
    • Hidrata la gelatina en un bol con 3 o 4 cucharadas de agua, deja durante cinco minutos.
    • Pon el resto del agua en un cazo y lleva a ebullición, apaga el fuego y añade la gelatina hidratada. Remueve hasta que se disuelva por completo, deja que se enfríe un poco y coja cuerpo.

    Ahora preparamos las frutas: 
    • Pela y corta los kiwis en láminas finas, pela y corta los plátanos en rodajitas.
    • Lava los albaricoques, córtalos por la mitad y quita el hueso, luego córtalos en láminas.
    • Lava y corta por la mitad las uvas y las fresas.


    Montaje de la tarta:

    • Desmolda la masa quebrada y rellénala bien con la crema pastelera, extiéndela por toda la masa pero sin llegar al borde porque necesitarás sitio para las frutas.
    • Ves colocando las frutas sobre la crema pastelera como más te guste.
    • Pinta con el baño de brillo por toda la tarta sin dejarte ningún trozo porque además de brillo, impide que las frutas se resequen.
    • Guarda la tarta en la nevera durante un par de horas antes de servirla.

    Es una tarta espectacular con la que quedarás de categoría!! Cada bocado es un cúmulo de sabores, frescos y deliciosos!!

    Espero que te guste.
     
    Carolina, Toñi, M Luz, os deseo un feliz 9º aniversario y espero que cumplamos juntas muuuchos más!!
     
    Tenéis todo mi apoyo y cariño por el esfuerzo que hacéis mes a mes y quiero daros las gracias por la paciencia que mostráis cuando os preguntamos sobre las pistas!!
     
    Puedes ver las riquísimas tartas de frutas que han hecho mis compañeras de reto, pinchando en la foto del logo:
    Gracias por tu visita!!
    Si me dejas un comentario, me haces muy feliz ya que me ayuda mucho!!

    Participo en: