Verdinas con verduras

octubre 29, 2020 | 4 Comentarios

Que bien nos sienta un buen plato de cuchara caliente cuando llegan los primeros fríos del otoño, sobre todo en invierno. Y si hay uno que me encanta, es un buen plato de legumbres, bien sea de lentejas, de garbanzos o de habichuelas.....

Las judías verdinas son riquísimas, la cremosidad que tienen las judías me parecen una delicia, y eso, unido al delicado sabor de las verdinas, hacen que esta legumbre sea una maravilla!!

Las verdinas son típicas de Asturias y son una variedad de judías que se recoge de forma temprana, cuando aún están verdes, y de ahí su nombre!
Las legumbres constituyen uno de los grupos de nutrientes más característicos de las dietas de los países mediterráneos, debido a sus valores nutricionales, altos en proteínas, energía, poca grasa y calcio, unido a sus beneficios cardiovasculares en la lucha contra la diabetes y el colesterol, hacen de este producto algo único!!

Las judías verdinas son pobres en agua y, por lo tanto, son muy energéticas, como todas las legumbres, su contenido en grasa es bajo, y son abundantes en fibra.
Deberíamos comer legumbres un par de veces a la semana, y la verdad, es que a mi no me cuesta nada porque me encantan, y las verdinas aún más!!

Esta es la tercera receta con judías verdinas que publico en el blog, la primera fue Verdinas con almejas y gambas......una receta exquisita, y la segunda una rica Ensalada de verdinas y salmón ahumado.
Esta vez las he hecho solo con verduras y te aseguro que haciendo un buen sofrito con las verduras que prefieras, quedan suaves y deliciosas, no les hace falta nada más.

Siempre que hago alguna receta con verduras, aprovecho las que tengo en ese momento, restos sueltos, o alguna que está pidiendo ya que la gaste....por eso, siempre digo que utilices las que más te gusten o quieras, a esta receta le van todas, calabacín, pimiento, calabaza.....
Estas judías son más pequeñas que otras legumbres de su misma especie, por lo que necesitan una cocción más corta.

Ingredientes: (para 2 personas)
Para la cocción de las verdinas:
  • 200g. de verdinas.
  • 1 cebolla mediana.
  • 1 zanahoria.
  • 1 cabeza de ajos.
  • 1 hoja de laurel.
  • Sal.
Para el sofrito:
  • 1 calabacín.
  • 1 puerro.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 cucharadita de pimentón de la Vera.
  • 2 vasos de caldo de verduras.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
Modo de hacerlo:
Lo primero que tienes hacer es poner las verdinas en remojo al menos durante 12 horas, lo mejor es ponerlas por la noche y cocinarlas por la mañana.

  • Pon las verdinas en una cazuela y cubre con agua pero no demasiada, ten en cuenta que durante la cocción puedes añadir agua fría.
  • Pela la cebolla y la zanahoria y ponlas enteras en la olla.
  • Quítale a la cabeza de ajos un par de dientes y échala entera en la olla.
  • Pon la hoja de laurel y un chorrito de aceite de oliva y deja que coja el hervor a fuego fuerte, luego sigue cociendo a fuego lento durante unos 40 minutos, o hasta que veas que están tiernas. 


¡¡Acuérdate de añadir un poco de agua fría durante la cocción si vieras que hace falta, tienen que estar siempre cubiertas de agua!!
Mientras cuecen las judías, pocha las verduras.

  • Lava las verduras y córtalas en trocitos pequeños.
  • Pon una sartén o cazuela al fuego con aceite de oliva, cuando esté caliente añade bien picaditos, los dos dientes de ajo que has separado del resto, añade el puerro y el pimiento verde, rehoga unos minutos a fuego lento.
  • Cuando estén casi hechos pero al dente, añade el calabacín y sofríe todo junto a fuego lento durante unos 15 o 20 minutos.
  • Cuando las verduras estén tiernas, añade el pimentón de la Vera y rehoga todo junto.
  • Echa dos vasos de caldo de verduras sobre las verduras y añade las judías cocidas y escurridas.
  • Deja que cueza todo junto durante unos 15 minutos más, para que se mezclen bien todos los sabores.
  • Sazona al final de la cocción a tu gusto.
  • Deja que reposen un rato y sirve calientes.

    Es un plato sano y nutritivo!!

    Espero que te guste.

    4 comentarios:

    Si tienes alguna duda o quieres comentar algo de las recetas, escribeme.

    Tarta Tatín de plátano

    octubre 25, 2020 | 16 Comentarios


    Que postre más espectacular os dejo hoy para terminar una comida familiar o de amigos; es una tarta sencilla, barata y deliciosa....si te gusta el plátano, no dejes de hacerla que te encantará!!

     

    Una de las mejores tartas de frutas que hay para mi, es la tarta tatín, un clásico de la repostería internacional sobre todo de la francesa, ya que es originaria de allí. Es una tarta deliciosa que suele gustar a todo el mundo, y que si la sacas como postre, sobre todo si está recién hecha, es un triunfo seguro.

     

    En el blog tengo ya dos tartas tatín publicadas, la de manzana que es la más tradicional, y la tarta tatín de pera, que es una delicia también; ahora le ha tocado el turno al plátano y te aseguro que está riquísima, y es que el plátano caramelizado es una delicia....si quieres ver la historia y el origen de la tarta tatín pincha en el enlace Tarta tatín de manzana con helado.

    El plátano es una de las frutas que más suele gustar a todo el mundo, niños y mayores, y os tengo que decir que a mi me encanta, aunque no suelo comer todo lo que me gustaría por el azúcar que tiene, sobre todo el que está muy maduro.


    Es una fruta con un alto contenido en agua, además de azúcares, proteínas, minerales y vitaminas. Hay numerosas variedades de plátanos y se consumen sobre todo al natural, aunque también es conocida su aplicación en repostería, como acompañantes de huevos y arroz, o simplemente fitos.
    Esta deliciosa tarta tatín de plátano es la receta que le he cogido a Hirma de Sopa y Pilla, para el reto Asaltablogs, que organiza Marga de Azafranes y canelas.


    Hirma tiene un blog espectacular con recetas riquísimas dulces y saladas, pero como suele ser normal en mi, me he ido a buscar una dulce. Mirando recetas y guardando alguna que otra, me encontré con esta y ya no miré más....Si quieres ver la receta original de Hirma pincha en Tarta tatín de banana.
    Ingredientes:
    • 3 o 4 plátanos.
    • 6 cucharadas soperas de azúcar.
    • 50g. de mantequilla.
    • Canela en polvo.
    • 1 lámina de hojaldre.

    Modo de hacerlo:

    • Precalienta el horno a 200º con ventilador.
    • Pon una sartén al fuego con el azúcar, una cucharada de agua y unas gotitas de limón.
    • Cuando se haya disuelto el azúcar y empiece a caramelizar, remueve con una cuchara, añade ahora la mantequilla en trocitos y remueve hasta que se disuelva.
    • Sigue a fuego lento hasta que esté hecho el caramelo.

    • Pela y corta los plátanos en rodajitas.
    • Vuelve a poner la sartén al fuego y añade las rodajitas de plátano, deja unos segundos para que se caramelizen.

    • Pinta el molde que vayas a utilizar con mantequilla y reparte el plátano caramelizado por encima.
    • Espolvorea canela y reparte unos trocitos de mantequilla por encima del plátano.
    • Cubre los plátanos con el hojaldre, metiendo bien los bordes hacia el molde para que quede bien tapado.
    • Pincha bien el hojaldre con un tenedor para que no se hinche demasiado.
    • Hornea unos 20 o 25 minutos, hasta que veas que el hojaldre está dorado y hecho.
    • Cuando esté en su punto, saca del horno y dale la vuelta sobre una fuente grande, ten cuidado de no quemarte.


    Es un postre delicioso que puedes acompañar de helado, chocolate, crema inglesa.....
    Ten cuidado al hacer el caramelo porque si te pasas se puede quemar y la tarta no estaría buena.

    Espero que te guste.


    Bueno Hirma, ha sido un placer entrar en tu cocina, ya irás viendo poco a poco alguna que otra receta tuya que me he guardado.

    16 comentarios:

    Si tienes alguna duda o quieres comentar algo de las recetas, escribeme.

    Coca de vidre o de cristal

    octubre 23, 2020 | 3 Comentarios

    Cada vez que hago un dulce tradicional no puedo evitar transportarme a mi niñez, a mi infancia, y como ya os he comentado muchas veces en esas recetas, recordar a mi abuelita y añorar los olores y aromas de su casa cada vez que los hacía.

     

    Pues eso es lo que me ha pasado otra vez cuando estaba haciendo estas cocas de vidre, y sobre todo, cuando las he sacado del horno.....que bien olía la cocina, toda la casa, a panadería de pueblo....me encanta!!La coca de vidre significa en castellano coca de vidrio, y se llama así porque cuando se saca del horno se le echa por encima el anís, y el azúcar al contacto con el calor, se cristaliza y brilla.

    La coca de vidre o de cristal todo el mundo dice que son típicamente catalanas, y la verdad es que lo son, sobre todo en su origen....pero tengo que decir que yo las recuerdo de toda la vida en casa y que las hacen y venden en las panaderías de los pueblos de Castellón.



    Estas cocas son muy sencillas de preparar y están riquísimas con esa textura crujiente y con un sabor a anís delicioso.

    Hacía tiempo que quería preparar estas cocas porque me encantan, y además, porque tengo un libro que me regaló mi yerno con recetas dulces valencianas, del que procuro ir haciendo sus recetas, y desde que vi estas cocas en el libro quería hacerlas, pero nunca le llegaba el momento.


    Es muy importante hacer la masa muy fina para que estas cocas queden crujientes; luego por encima, puedes hacerlas de varias maneras, como dejarlas solo con el azúcar, añadirle piñones o incluso rodajitas de manzana cortada muy fina.

    Ingredientes:
    Para la masa:
    • 250g. de harina.
    • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva, unos 30g.
    • 1 pizca de sal.
    • 15g. de levadura fresca.
    • 120ml. de leche.
    • 10ml. de agua.

    Para cubrir la coca:
    • Aceite de oliva.
    • Azúcar.
    • Piñones.
    • 1 copa de anís.
    • 1 manzana. (opcional)
    Modo de hacerlo:
    Últimamente estoy utilizando mucho la panificadora para las recetas con masas, me es muy cómodo y rápido.....pero puedes mezclar los ingredientes a mano porque esta receta es muy sencilla de hacer. Una vez tengas los ingredientes mezclados y a masados, sigue los pasos de cuando saco la masa de la panificadora.
    • Deshaz la levadura en el agua tibia, no caliente.
    • Saca la cubeta de la panificadora y echa primero de todo el agua con la levadura.  
    • Añade la leche.
    • Añade el aceite.
    • Ahora echa la harina, el azúcar y la sal.
    • Coloca la cubeta en la panificadora y pon el programa de amasado que dura 15 minutos, en la mía es el número 7.
    •  Cuando la masa esté preparada, sácala de la cubeta y ponla en la mesa enharinada.
    • Amasa un poquito y dale forma de bola.

    • Pon la bola de masa en un bol, tápala y deja que repose para que se haga buena una hora más o menos, todo depende del calor que haga en tu cocina.
    • Pasado el tiempo de reposo, vuelve a poner la masa en la encimera y aplástala un poco para desgasificarla.
    • Corta la masa en 4 o 5 trozos más o menos iguales, o según la forma y tamaño que quieras darles.
    • Estira ahora cada trozo con un rodillo hasta que te queden muy muy finas.
    • Ves poniéndolas en la bandeja de horno sobre una hoja de papel vegetal.
    • Precalienta el horno a 230º con ventilador.
    • Pinta cada coca con aceite de oliva. 
    • Ahora es el momento de cubrir las cocas con un puñado de piñones, láminas de manzana o dejarlas tal cual.
    • Espolvorea por encima de las cocas con un buen puñado de azúcar, ponle bastante, no te duela que luego queda más buena.
    • Pon la bandeja en el horno y hornéa unos 10 minutos o hasta que veas que empiezan a dorarse.
    • Nada más saques las cocas del horno, tírales por encima la copa de anís, el contraste con el calor hará que el azúcar cristalice y brille.

    Estas cocas son una delicia como final de una buena comida, o merienda.....y si lo acompañas de una copita de licor....mejor que mejor!!

    Espero que te guste.

    3 comentarios:

    Si tienes alguna duda o quieres comentar algo de las recetas, escribeme.

    Salmón con verduras, en papillote

    octubre 20, 2020 | 8 Comentarios


    Si te gusta comer de una manera sencilla, sana y saludable, y te gusta el salmón, esta receta de salmón con verduras en papillote, es para ti. Y si estás a dieta o simplemente te gusta cuidarte, estoy segura de que si la pruebas, te encantará!
     
    Si soy sincera, he de decir que el salmón es un pescado que no me gusta demasiado por su sabor y olor a la hora de cocinarlo, pero debo comerlo a menudo porque es un pescado azul, que debido a su grasa, es muy bueno para el colesterol.
     

    Pero aunque no me guste demasiado, reconozco que es un pescado muy agradecido porque se puede preparar de muchas formas y combina genial con muchos ingredientes que le suavizan su sabor.
    Una de las maneras que más me gusta cocinarlo es en papillote, porque va tapado por completo, se hace en el horno, es muy sano y no huele nada la cocina.

     

    El papillote es una técnica de cocina que hace que el alimento, en este caso el pescado, se cocine en sus propios vapores, ya que se envuelve todo en papel, bien sea de aluminio o de horno, con lo que se consigue que sus jugos queden dentro del paquete y los alimentos estén más sabrosos. 

     

    Como he dicho antes, el salmón en papillote con verduras me lo hago muchas veces, pero como suelo hacerlo para cenar, no le dedico tiempo a fotografiarlo y no lo tenía publicado.


    Ahora, ha sido gracias a Rocío para el reto Desafío en la cocina, que nos propuso para este mes de octubre hacer un papillote que he podido publicarlo.

     

    Rocío nos dió a elegir hacer el papillote de pescado o de carne, y que lo acompañáramos con verduras de otoño, de temporada. 

     

    Enseguida pensé en hacer el salmón, pero con las verduras tuve un problema, y es que las verduras típicas del otoño como son la calabaza, las castañas o el boniato, no me gustan. Pensé en ponerle alcachofas que me chiflan, pero aún están un poco duras y no las compré, así que al final he hecho lo que hago siempre con el papillote, poner las verduras que tengo en la nevera y que están a punto de mustiarse. Ingredientes: (2 personas) 

    Como te he comentado antes, puedes poner las verduras y especias que más te gusten.

    • 2 rodajas o lomos de salmón fresco.
    • 1 zanahoria.
    • 1 calabacín pequeño.
    • 1 manojito de ajos tiernos.
    • Pimienta molida.
    • Romero seco.
    • 1 limón.
    • Sal.
    • Aceite de oliva virgen extra.
    • 1 copita de vino blanco.

    Modo de hacerlo:
    • Lava y seca con papel de cocina los lomos o rodajas de salmón.
    • Pela la zanahoria y córtala en tiras finas.
    • Lava y corta el calabacín en juliana fina.
    • Pela y corta en tiritas los ajos tiernos.
    • Pon una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva, cuando esté bien caliente añade las tiras de zanahoria, saltea y añade el calabacín, deja que se fría a fuego fuerte unos minutos.
    • Añade los ajos tiernos y saltea a fuego fuerte todo junto hasta que empiecen a dorarse, no las hagas mucho, es mejor que estén duritas, que se queden al dente.
    • Salpimenta y reserva.

    • Precalienta el horno a 190º.
    • Corta 2 láminas grandes de papel de aluminio y píntalas con un poco de aceite de oliva.
    • Reparte las verduras sobre un lado del papel y coloca encima una rodaja de salmón salpimentado.
    • Espolvorea media cucharadita de romero seco por encima y riega con un chorrito de aceite de oliva.
    • Pon dos rodajitas finas de limón por encima del salmón, esto es opcional pero a mi me gusta el punto ácido del limón.
    • Riega todo con una cucharadita de vino blanco.
    • Haz lo mismo con la otra rodaja de salmón.

    • Una vez están puestos todos los ingredientes dentro del papillote ciérralo muy bien.
    • Coge el papel de aluminio de un lado y cierra hacia el otro lado, cierra doblando varias verces el extremo hasta que llegues al relleno.
    • Cierra doblando el extremo de arriba varias veces también y haz lo mismo con el otro lado.
    • Debes cerrar muy bien el papillote para evitar que tenga escapes por los que se puedan salir los jugos del salmón.

    • Hornea los papillotes durante unos 10 o 15 minutos, todo depende de tu horno y del tamaño del salmón que hayas puesto.
    • Puedes controlar el tiempo mirando el paquete, cuando veas que está muy hinchado ya puedes sacarlo.
    • Ten cuidado cuando abras el paquete porque te puedes quemar con el vapor.
    • Sirve el salmón recién hecho.

    El pescado en papillote queda delicioso y no necesita casi de ingredientes para estar rico, pero siempre puedes añadirle las verduras, especias o hiervas aromáticas que más te gusten.
     
    Si cortas las verduras en tiras bien finitas, puedes ponerlas en el papillote en crudo, sin pasar por la sartén y sin tener que cocinarlas.....yo según el día me lo hago de una manera u otra!!
    Según el pescado que cocines, tienes que adaptar los tiempos de cocción a su tamaño y grosor.
    Espero que te guste.

    Si quieres ver las recetas en papillote de mis compañeras de reto, pincha en la foto del logo:
                             
    Y como este salmón con verduras en papillote puede ser una receta de aprovechamiento de las verduras que ya llevan tiempo en la nevera, va directa para el reto de mi amiga Marisa de Thermofan, ese reto que consiste en hacer recetas en las que hayamos contribuido a aprovechar los restos de alimentos, y no desperdiciar ni tirar nada a la basura por no saber que hacer con ellos. 
                         

    8 comentarios:

    Si tienes alguna duda o quieres comentar algo de las recetas, escribeme.

    Alfilada asturiana, en panificadora

    octubre 15, 2020 | 5 Comentarios

    Que bien huele cuando horneamos dulces tradicionales en casa, con ese aroma delicioso de las masas dulces recien salidas del horno......y en este caso, un aroma a anís increíble!!
     
    Este pan dulce lo he terminado de hornear a la hora de la merienda, y te aseguro que me ha ido de categoría para acompañar mi café, que rico estaba recién salido del horno, me he comido un trocito aún caliente y estaba delicioso, suave, tierno y esponjoso.
    La alfilada es un pan dulce riquísimo, típico de la Semana Santa y Pascua en Asturias, un regalo que suelen entregar los padrinos y madrinas a sus ahijados el domingo de Pascua.
    Este pan dulce se puede tomar tal cual, pero que también puedes rellenarlo de chocolate, crema pastelera, mermelada.......

    La alfilada es muy parecida al brioche, pero se diferencia en que se le añade la mantequilla fundida, lo que hace que tenga una miga más jugosa y más densa; y el trenzado hace que la miga tenga una textura de hebras única y deliciosa!!
    Esta alfilada asturiana no la hubiera hecho nunca porque no la conocía, y tampoco había oído hablar de ella, por eso me encantan los retos en los que participo. Este pan dulce lo he hecho para el reto El pan perfecto, un reto organizado por Marga de Azafranes y canelas, que se creó para animarnos a aprender y perder el miedo a las masas, es un reto sin reglas y sin obligaciones.

    Este mes le tocó elegir el tipo de pan que teníamos que hacer a Encarnita de El paraiso de los golosos, y como buena asturiana, eligió este delicioso pan dulce con forma de trenza...la alfilada.

    Tengo que ser sincera y decir que esta es mi segunda alfilada, la primera no me gustó como me quedó, por fuera se me tostó demasiado y la miga estaba muy apelmazada, seguí una receta que vi en you tube pero no salió bien, creo que las cantidades y los tiempos de horno no estaban bien.
    Quería volver a intentarlo y para esta segunda vez he seguido la receta de Encarnita que hace con la panificadora, lo único que he cambiado es el horneado que lo hecho en el horno. Puedes ver la receta de Encarnita en Alfilada totalmente en panificadora.
    Ingredientes: (2 trenzas)
    Para el prefermento:
    • 100 gr de harina.
    • 25 gr de levadura fresca.
    • 125ml. de agua.
    Para la masa final:
    • 125g. de mantequilla.
    • 180g. de azúcar.
    • 3 huevos.
    • 50ml. de anís.
    • 570g. de harina de fuerza.
    • Media cucharadita de sal. 

    Modo de hacerlo:
    El prefermento: 
    Prepara el prefermento una hora antes de ponerte a hacer la alfilada.
    • Calienta un poco el agua y disuelve en ella la levadura, ten cuidado de no calentar el agua demasiado porque se puede desactivar la levadura y no te subiría.
    • Añade la harina, mezcla bien y deja que repose una hora, así verás que la masa tiene burbujas y ha crecido.
    La masa final:
    Yo he hecho la masa con la panificadora, pero puedes hacerla amasando a mano o con la amasadora:
    Mezcla la mantequilla fundida con todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea y pegajosa, deja que descanse unos 10 minutos. Amasa durante unos 10 minutos más hasta que esté fina y deja que fermente y leve unas 2 horas, luego sigue los mismos pasos que explico una vez saco la masa de la panificadora......


    En panificadora:
    • Derrite la mantequilla y ponla en la cubeta de la panificadora, añade los huevos batidos, el azúcar y la copita de anís.
    • Mezcla todo con una cuchara de madera o una espátula.
    • Añade el prefermento y echa por encima la harina y la sal.
    • Pon la cubeta en la panificadora y marca el programa para masas, en la mía es el nº 6 que dura 1 hora y 50 minutos.
    Después de varios amasados y levados la masa estará esponjosa.
    • Cuando termine el programa, saca la masa de la cubeta y ponla en la encimera enharinada.
    • Bolea un poco la masa y divídela en dos partes iguales, haz dos bolas con ellas.
    • Divide cada una en tres partes iguales y boléalas.
    • Estira cada trozo formando barritas o palos de unos 40cm.

     Vamos a formar la trenza:
    • Une los 3 extremos de cada barrita.
    • Pasa la del lado izquierdo sobre el del centro y déjalo paralelo al de la derecha.
    • Pasa el lado derecho sobre el del centro y déjalo paralelo al de la izquierda.
    • Luego sigue haciendo lo mismo hasta terminar la trenza.
    • Presiona con la mano los extremos de la trenza para unir y cerrar bien la masa.
    • Pon la trenza sobre papel de horno en la bandeja del horno.
    • Haz otra trenza con la otra bola de masa que te queda y colócala en la bandeja junto a la primera trenza.
    • Deja que fermenten tapadas con un trapo de cocina unas dos horas para que leven.
    • Precalienta el horno a 170º con ventilador.
    • Pinta las trenzas con huevo batido y hornea durante unos 25 minutos.
       Cuando estén doradas, saca del horno y deja que se enfríen sobre una rejilla.
    Por experiencia, te aconsejo que no te pases de cocción porque se seca demasiado, es mejor que se quede menos tostada pero más jugosa y tierna.

    Espero que te guste.

    Esta alfilada se parece mucho a otros panes dulces en forma de trenza que ya tengo publicados y que también son típicos en Pascua, aunque en otros paises....como el Pan croata de Pascua o la Pulla finlandesa.

    5 comentarios:

    Si tienes alguna duda o quieres comentar algo de las recetas, escribeme.

    Gracias por tu visita!!
    Si me dejas un comentario, me haces muy feliz ya que me ayuda mucho!!

    Participo en: