Focaccia de aceite, ajo y perejil

mayo 07, 2021 | 3 Comentarios

Hoy vamos a preparar una focaccia, un pan riquísimo de origen italiano muy tradicional y sabroso, que suele encontrarse en cualquier restaurante, bar o cafetería de Italia.


La focaccia es un pan plano, enriquecido con buen aceite de oliva y cubierto de diferentes ingredientes como verduras o quesos, pero lo más corriente es encontrarla cubierta de hierbas aromáticas como el romero, y con escamas de sal.

La focaccia es un pan que nació por la necesidad de la supervivencia, utilizando solo 5 ingredientes básicos: agua, aceite, levadura, harina y sal. Está muy relacionada con la pizza, pero tienen una diferencia fundamental, a la focaccia no se le pone salsa de tomate antes de ponerla en el horno.

Existen infinitas variedades de focaccias, desde masas gruesas y jugosas, hasta finas láminas de masa; son unos panes aceitosos y aromáticos.

Esta es la tercera que publico y la verdad es que no se cual de todas está más sabrosa. La primera focaccia que hice fue al principio de tener el blog, era una receta de Lorraine Pascale que hicimos las compañeras de un grupo que se llamaba Reto Cocinillas, Locas por Lorraine, el grupo se terminó, pero las deliciosas recetas que hicimos están ahí....

La focaccia que hice de Lorraine era, Focaccia de romero y cebolla crujiente, estaba riquísima, y para ser la primera vez que hacía una, me encantó!!
Como dijo una vez Lorraine Pascale....si haces una focaccia en casa, asegúrate de utilizar el mejor aove!!

La segunda fue para el reto El pan perfecto, y también utilicé el romero para aromatizarla, Focaccia de aceitunas verdes y romero, y es que el romero le da un sabor y aroma increíble, le queda de categoría!!

Hoy no le he puesto romero, le he hecho un picadillo de aceite de oliva, ajo y perejil, y ha quedado esponjosa y con un sabor y olor buenísimo!!


Ingredientes:
Para la masa:
  • 500gr. de harina de fuerza.
  • 350gr. de agua.
  • 20gr. de levadura fresca.
  • 50gr. de aceite de oliva virgen.
  • 10gr. de sal.

Para el sabor:

  • 2 dientes de ajo.
  • 1 manojo de perejil.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal en escamas.



Modo de hacerlo:

Para amasar yo he utilizado el método de pliegues que ya te he explicado en otras ocasiones, es una forma de amasado sencilla, y que va muy bien cuando las masas son muy hidratadas como esta, y se pegan.
También puedes hacerlo con la amasadora durante unos 10 minutos o a mano durante unos 15 o 20 minutos.

  • Disuelve la levadura en el agua.
  • Pon en un bol grande la harina previamente tamizada, el aceite de oliva, el agua con la levadura y la sal, mezcla todo bien con una cuchara o con la mano. Una vez mezclado deja que repose unos cinco minutos.

  • Pasa la masa a la mesa untada de aceite y empieza a amasar con el método de pliegues y reposo, mójate un poco la mano, coge la masa por un lado como si fuera una pala y estírala con cuidado, ahora dóblala sobre si misma, haz lo mismo por los 4 lados y cierra la masa como si fuera un paquetito.
  • Deja que repose la masa unos 20 minutos tapada, repite los pliegues y reposos unas 4 o 5 veces. Te darás cuenta de que cada vez que la doblas, la masa está mejor...

  • Una vez tengas una masa lisa y elástica, ponla en un bol y tápala con papel film.
  • Deja que repose y fermente durante unas dos horas para que duplique su volumen.
  • Pasado el tiempo de reposo, vuelca con cuidado la masa sobre una bandeja untada de aceite.
  • Extiende la masa por encima de la bandeja aplastando un poco para quitar aire, deja que repose unos 30 minutos.

Mientras reposa la masa, vamos a preparar el picadillo para aromatizar la focaccia:
  • Pica o tritura un manojo de perejil con 2 dientes de ajo y una buena cantidad de aceite de oliva virgen, reserva.

  • Aprieta la masa de la focaccia con los dedos para hacer unos agujeros, hazlo hasta el fondo de la masa pero sin llegar a romperla.
  • Pinta toda la masa con el picadillo de aceite, ajo y perejil, poniendo bastante en cada hoyito y que el aceite entre en la masa.
  • Reparte las aceitunas por los agujeros y espolvorea con escamas de sal o sal gruesa.
  • Hornea a 220º durante unos 15 minutos o hasta que veas que está doradita.

Sirve recién hecha y disfrutar!!

Para que te quede una focaccia esponjosa, debes hacer una masa suave y que sea difícil de manejar, cuanto más hidratada esté la masa, mejor saldrá. 
Sobre todo, no añadas más harina, es mejor que te untes las manos con aceite o con agua.

Espero que te guste.

3 comentarios:

  1. Guau qué pintaza!!!, debía estar riquísima y se ve tan esponjosa, no he hecho nunca focaccia, vaya no he hecho nunca pan, excepto una vez en que me salió un pan duro como una piedra y me desanimo para siempre jamás, por eso cuando veo recetas como la tuya me entran unas ganas..., te ha quedado sensacional. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola, qué sabios fueron nuestros abuelos, con muy poco dieron de comer a muchos , de forma sencilla pero siempre deliciosa. Aquí nos traes una buena muestra. Es parad disfrutar comiendo de la mejor manera. Mil besos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Mavi, dejo las alubias y me vengo aquí porque ya sabes que me apunto a una masa corriendo. La focaccia no la tengo en el blog y mira que mi hijo tiene ganas de que haga una, pero no me he puesto y no me preguntes el porqué. A veces tardamos en hacer cosas porque damos prioridad a otras.
    Con ajo y perejil y esos super agujeros, me cojo mi trozo ya.
    Besos.

    ResponderEliminar

Si tienes alguna duda o quieres comentar algo de las recetas, escribeme.

Gracias por tu visita!!
Si me dejas un comentario, me haces muy feliz ya que me ayuda mucho!!

Participo en: