viernes, 23 de octubre de 2015

Robellones al ajillo.

Estamos en tiempo de robellones, antes de que llegue mucho frío y cuando llueve...es época de ir a recoger robellones a la montaña. Yo suelo ir a los bosques de Teruel, por Mosqueruela, Puertomingalvo, Cantavieja.....es una zona perfecta para coger; ahora, eso sí...hay que madrugar, llegar cuando aún no ha amanecido, y nada más sale el sol subir por la montaña, y sin levantar la cabeza, por si te dejas alguno, ir recorriendo los bosques con la cesta en una mano y la navajita en la otra.
A mi me encanta ir a coger robellones,  me meto entre los pinos, me agacho, me levanto....de momento una telaraña entre pinos.....luego dolor de cuello....pero me encanta!!! Nos llevamos nuestro almuerzo, sobre una piedra o donde se pueda, el bocadillo, las aceitunas, unos mejillones (de lata), bebida.....y por supuesto el termo con café. 
Los robellones o níscalos son unas setas silvestres muy comunes en España, crecen en los bosques y entre los pinos.
El robellón es inconfundible por el anillo naranja que tiene su tallo cuando se le corta. 
Se suelen poner para acompañar platos de carne, pero son deliciosos solos a la plancha, al ajillo, en revuelto, con diferentes arroces....

Hay que tener mucho cuidado a la hora de limpiarlos porque es muy fácil que tengan gusanos, te explico como hacerlo:
  • Corta el pie casi a ras, así verás si tienen gusanos, pero no te fíes.
  • Se recomienda no limpiar las setas siempre que sea posible, limpiando con un cepillo la tierra que tenga pegada, pero yo suelo lavarlas un poco con agua, me quedo más tranquila, luego las secas bien y ya está.
  • Si no tienen gusanos puedes utilizarlas enteras, pero si ves que el sombrero está con gusanos tienes que seguir cortando en trozos pequeños hasta que queden limpios.     
                               










Vamos con la receta:
Ingredientes:
  • 1/2k. de robellones o níscalos.
  • 5 o 6 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Perejil.
Modo de hacerlo: 
  • Una vez tengas limpios los robellones, córtalos en trozos no muy pequeños.
  • Pon aceite en una sartén al fuego, cuando esté caliente echa los dientes de ajo pelados y cortados. 
  • Sofríe y antes de que cojan color, añade los robellones y dales algunas vueltas.  


  • Las setas cuando están en la sartén sueltan agua, sofríe bien hasta que veas que ha desaparecido, unos dos o tres minutos, ahora es el momento de echar el perejil.
  • Limpia y pica el perejil, añádelo a la sartén y da unas vueltas.


  • Añade sal y deja unos cinco minutos más a fuego lento, revolviéndolos de vez en cuando. Tienen que quedar envueltos en grasa, pero sin que sobre aceite en la sartén.
  • No los cocines demasiado, han de estar hechos por dentro pero sin estar fritos.
  • Sirve enseguida.


Espero que te guste.
Puedes seguirme en facebook, en twitter o en instagram                                

6 comentarios:

  1. Que delicia unos buenos rovellones en el que lo unico que necesita es hacerlo como tu aqui nos lo muestras. Besos de la cocina del Titi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el rovellón es bueno por si solo...Gracias Jose Carlos.
      Un bst.

      Eliminar
  2. Donde yo vivo no se encuentran los níscalos, ya me gustaría a mí salir los fines de semana de otoño a buscar setas.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. Umh... son deliciosos :) yo este año aun no fui a por ellos. Un beso

    recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar
  4. Vaya suerte, aquí como no compres setas no encuentras pues es muy complicado y la mayoría no tenemos conocimientos sobre las que son comestibles. Besos!

    ResponderEliminar

Si tienes alguna duda o quieres comentar algo de las recetas, escribeme.