Rosca rústica de queso y paté

Hoy vamos a preparar una rosca de pan que es un puro vicio, recién salida del horno ya apetece probar un trozo, pero es que cuando empiezas, ya no puedes parar de comer.....está riquísima!!

Esta rosca va rellena de paté y queso, pero puedes ponerle los ingredientes que más te gusten o tengas por casa, ya que acepta cualquier mezcla que quieras.

Este tipo de roscas se suelen ver en los supermercados y la verdad es que están muy buenas, pero te aseguro que como hechas en casa no lo están. 

Esta riquísima rosca rellena, se la he mangado a Patricia, Pato para los amigos...del blog Patycocandybar.

Estamos en el último domingo de septiembre y toca el reto Asaltablogs, ese reto organizado por Marga de Azafranes y Canelas, en el que entramos en la cocina de un compañero y le robamos una receta para hacerla nuestra......y la nueva temporada la empezamos asaltando a Pato.

Esta vez, raro en mi, no me he ido al dulce, he ido directa a buscar alguna masa. Y mirando mirando, me encontré con esta rosca rústica que me enamoró enseguida, y la verdad es que fue un acierto porque ha sido todo un éxito, nos ha encantado!!
Si te gusta amasar y hacer pan, esta rosca te encantará, la masa queda muy esponjosa y el relleno le da un sabor y un aroma riquísimo!!

El resultado es una rosca de pan crujiente por fuera y esponjosa por dentro.

Yo le he hecho unos cortes en la masa antes de hornearla, y como verás en la foto de la rosca recién salida del horno, se ha salido un poco el queso del interior, pero sino quieres que te pase, no los hagas y la cortas después.....aunque tengo que decirte que lo que se sale está riquísimo!!

He hecho la receta exactamente como Patricia, solo he cambiado la mantequilla de ajo por aceite de oliva....
Ingredientes:
Para la masa:
  • 500g de harina fuerza.
  • 10g. de sal.
  • 10g. de levadura fresca.
  • 320ml. de agua templada.
  • 25ml. de aceite de oliva.
Para el relleno:
  • Paté.
  • Queso Gouda en lonchas.
  • Queso mozarella rallado.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 huevo.          
Modo de hacerlo: 
 He hecho la masa con la amasadora, pero puedes hacerla a mano perfectamente.
  • Disuelve la levadura en un poquito de agua templada, no caliente.
  • Pon en un bol grande la harina, la sal y el agua restante y mezcla suavemente a velocidad baja hasta que esté todo bien unido.
  • Sin dejar de batir, añade poco a poco la levadura disuelta, y sigue amasando hasta que la masa forme una bola.
  • Continúa amasando a velocidad media durante 10 minutos más. 
  • Unta un bol con un poco de aceite por todos los lados.
  • Pon la masa en el bol, tapa con un paño limpio y deja que leve durante 30 minutos, la temperatura ideal seran unos 22 grados, si hace mas frio lo aconsejable es ponerla dentro del horno apagado y caliente a 50º  y dejar que aumente su tamaño.
  • Pasado el tiempo de levado, verás como ha crecido, esta casi el doble de tamaño y muy lisa.
  • Vuelca la masa sobre la mesa enharinada, amasa haciendo varios pliegues y forma una bola.
  • Coloca la masa en el bol para que repose, nuevamente durante 30 minutos más.
  • Pasados los 30 minutos, vuelca la masa en la mesa con un poco de harina y desgasifica ayudándote del puño.
  • Extiende la masa sobre la mesa con las manos y ves estirando poco a poco, ten cuidado de no romperla.
  • Pinta toda la superficie de la masa con un poco de aceite de oliva.
  • Extiende una buena capa de paté.
  • Coloca las lonchas de queso por toda la masa y espolvorea por encima todo el queso rallado.   
  • Enrolla con cuidado por la parte más ancha, desde el extremo la masa.
  • Estira el rulo de masa y aprieta a la vez con las manos para igualarlo de grosor.
  • Gira y une los extremos formando la rosca.
  • Pega con aceite o con un poquito de agua los extremos de la masa para sellarla.
  • Haz unos cortes en la rosca con un cuchillo de sierra hasta abajo pero sin llegar al centro. (opcional)
  • Precalienta el horno a 200 grados, con calor arriba y abajo.
  • Coloca la masa en una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado.
  • Pinta toda la rosca con huevo batido.
  • Hornea durante 20 minutos o hasta que tome un bonito color dorado. 
  • Deja que se enfríe sobre una rejilla
Como te he comentado al principio, verás  que se ha salido un poco del queso.....pero está esponjosa y buenísima!!
Espero que te guste.
 
Bueno Pato, ha sido un verdadero placer entrar en tu cocina, has sido una anfitriona de categoría, y tienes recetas riquísimas!!

Ensalada de tomate a la plancha

Hoy despedimos el verano y le damos la bienvenida a la estación del año que más me gusta, el otoño, y se la damos con una de mis ensaladas preferidas, las ensaladas templadas, y es que me gustan así hasta en verano....ese punto tibio de alguno de los ingredientes me encanta!!

Los tomates no me gustan fríos de la nevera ni siquiera en verano, siempre los saco unas horas antes de consumirlos para que estén a temperatura ambiente, y como hay veces que se me olvida, los corto en rodajas o por la mitad y los hago a la plancha con un chorrito de aceite......y están riquísimos!! Esta ensalada es mi primera participación después del verano, para el reto más colorido y sabroso de los que participo, el reto Color y Sabor de temporada.

Este mes Pilar de Postres Originales, nos dio a elegir entre piña y tomates para hacer nuestra receta, y yo he preferido quedarme con los tomates y preparar esta sabrosa ensalada que suelo hacerme de vez en cuando. 


Es una ensalada muy sencilla, pero queda muy agradable de sabor por el aliño cremoso que lleva y por la temperatura de la ensalada.
Ingredientes:

  • 2 tomates.
  • 1 bolsita de brotes tiernos.
  • Sal.
Para el aliño o vinagreta:
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana o de Módena.
  • 2 cucharadas de yogur natural.
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen.
  • Orégano seco.
  • Sal.
Modo de hacerlo:
  • Corta los tomates en rodajas gruesas, quita la parte del tallo con un cuchillo.
  • Pon una plancha o sartén al fuego fuerte con unas gotitas de aceite de oliva virgen, cuando esté bien caliente añade las rodajas de tomate, sazona.
  • Deja que se asen bien por los dos lados.
  • Pon en un plato o fuente los brotes tiernos y añade por encima las rodajas de tomate asadas y calientes.

Vamos con la vinagreta:

  • Pon en un bol el yogur, el orégano, el aceite y vinagre, mezcla o bate bien para que emulsionen todos los ingredientes.

Sirve la ensalada salseada con la vinagreta cremosa.

Puedes añadir unas nueces, avellanas, piñones.....lo que más te guste. Espero que te guste.                           

Manjar blanco

No sé si os lo he dicho alguna vez, pero a mí las papillas dulces me encantan, y la verdad es que hacía mucho tiempo que no comía. Así que hoy publico esta crema dulce para que disfrutéis de ella tanto como lo he hecho yo!!
El manjar blanco es un plato muy antiguo que pertenece a la cocina medieval, ahora ya no se hace como antes, de hecho no se parece casi nada al de entonces.
En sus inicios tenía un origen árabe y se hacía con azúcar y harina de arroz, luego, con el tiempo, se le fue añadiendo ingredientes como las almendras, canela, azafrán y pollo o gallina.....era un plato entre salado y dulce.

Hoy en día el manjar blanco es una crema dulce hecha con leche de almendra aromatizada con canela y limón.
Si os soy sincera, yo el nombre de este postre no lo conocía, pero lo que es la crema me ha sonado mucho a una que nos hacía mi madre de vez en cuando para merendar y que a mi me encantaba, de hecho yo a mis hijos de pequeños, también se la hacía.
Nosotros la llamábamos "papilla de Maizena", se hacía igual que esta pero mi madre cambiaba la leche por agua, no le ponía azúcar y después, cuando ya estaba espesita con la Maizena le añadía la leche condensada, y luego la espolvoreaba con colacao, aunque también se podía hacer con leche y azúcar....supongo que no tiene nada que ver con el manjar blanco ya que este se hace con leche de almendra.
Este postre es muy conocido y muy apreciado en Cataluña, sobre todo en la provincia de Tarragona. Es una receta de repostería que se hace con muy pocos ingredientes, es muy sencilla de hacer y económica!!
Esta papilla o crema dulce, es mi primera aportación al reto Desafío en la cocina después del verano; la desafiadora de este mes de septiembre ha sido Toñi de Que se cuece en mi cocina, y nos pidió que preparásemos la tradicional crema de origen medieval MANJAR BLANCO.

Toñi nos ha dado la opción de prepararlo como quisiéramos, como manjar blanco tal cual o versionado, bien sea como crema, crema de relleno, mousse, helado, tarta, vasitos.....yo he elegido hacerlo como crema en cazuelitas de barro.
Con la cantidad de maizena que he puesto para medio litro de leche, la crema queda bastante espesita, si quieres hacerla más ligera ponle un poquito menos, todo depende de para qué la vayas a utilizar.....
Esta crema o manjar blanco, queda con una textura muy suave y con el dulce sabor de la leche de almendras junto al de la maizena.

Ingredientes: (4 cazuelitas)
  • 500ml. de leche de almendras.
  • 70g. de azúcar.
  • 30g. de almidón de maíz (Maizena).
  • 1 palito de canela.
  • Corteza de medio limón. 
  • Canela en polvo para espolvorear.
Modo de hacerlo:
  • Separa una taza de la leche de almendras y disuelve la maizena en ella, reserva.
  • Pon en un cazo el resto de la leche a hervir con el azúcar, la canela y la corteza de limón.
  • Cuando llegue al punto de ebullición, saca la piel de limón y la canela del cazo.
  • Añade la leche de almendras con la maizena que tenías reservada al cazo y remueve bien.
  • Calienta todo a fuego lento hasta que espese removiendo continuamente con unas varillas.
  • Echa la crema en las cazuelitas o cuencos.
  • Espolvorea con canela en polvo y deja que se enfríen.
Guarda la crema en la nevera.
La verdad es que después de haber probado el manjar blanco, tengo que decir que no se parece demasiado al recuerdo que yo tengo de la papilla de maizena, está fresco y muy bueno, pero el sabor no tiene nada que ver con el de la papilla, creo que la leche de almendra tapa el sabor dulce de la maizena.
Si quieres ver las recetas de manjar blanco que han hecho mis compañeras de reto, pincha en la foto del logo:
Espero que te guste.

Codornices en escabeche

Hoy os dejo la receta de un plato muy típico español y riquísimo en cualquier época del año, pero que sobre todo es perfecto para el verano y para la temporada de caza.

Las codornices en escabeche es una receta muy sencilla de hacer, y si te gustan, cocinarlas en casa es bastante más económico que comprarlas ya escabechadas.

Escabechar es una forma muy antigua de conservar, tanto las carnes como los pescados azules, que se ha convertido en toda una delicatessen!!

En mi casa nos encantan los escabeches, bien sea de carne, pescado o de verduras. Es uno de los platos preferidos de mi marido y he acostumbrado a mis hijos también, porque desde siempre los he visto y comido en mi familia.

Como ya te he explicado en otras entradas de escabeche, como en la de las sardinas en escabeche, en la de pollo en escabeche picante, en los mejillones, en la de caballa, en la de las pencas de acelga.....el escabeche es una de los platos más tradicionales de nuestra cultura gastronómica.
El escabeche es un método de conservación de alimentos en vinagre, además de aceite y especias como el laurel y la pimienta negra en grano. En el escabeche es frecuente que el alimento vaya cocinado antes de ser sumergido en el vinagre.

Siempre se preparan de un día para otro, y te aseguro que cuantos más días pasan están mucho más sabrosas. 

Ingredientes: (Para 4 personas)
  • 4 codornices limpias.
  • 1 vasito de vinagre de vino. (unos 100ml.)
  • 1 vasito de aceite de oliva virgen, (100ml.) más 3 o 4 cucharadas para dorar las codornices.
  • 1/2 vaso de vino blanco. (75ml.)
  • Agua para cubrir las codornices.
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 zanahoria.
  • 2 o 3 hojitas de laurel.
  • 10 o 12 granos de pimienta negra.
  • Sal.
  • Pimienta molida.
Modo de hacerlo:
  • Parte las codornices por la mitad a lo largo y sazona con sal y pimienta molida.

  • Pon una cazuela grande al fuego con 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva virgen, cuando esté caliente añade las codornices.
  • Deja que se sofrían hasta que estén doraditas por todos los lados, saca de la cazuela y reserva.
  • Pela y corta la zanahoria en rodajitas y la cebolla en juliana.
  • Haz un corte en los dientes de ajo pero sin terminar de cortarlos y sin pelar.

  • En la cazuela con el mismo aceite que has sellado las codornices añade la cebolla, la zanahoria y los dientes de ajo, rehoga bien las verduras durante umos 10 minutos a fuego medio, salpimenta.
  • Pon las hojas de laurel y los granos de pimienta, deja todo junto unos minutos más.
  • Ahora añade las codornices que tenías reservadas, el vinagre, el vino blanco y el resto del aceite, añade también agua hasta cubrir casi las codornices.
  • Deja que empiece a hervir a fuego medio, luego baja a fuego lento, tapa la cazuela y cuece unos 30 minutos o hasta que veas que están tiernas, dale la vuelta a las codornices a mitad del tiempo más o menos.

  • Deja que se enfríen bien a temperatura ambiente, antes de guardarlas en la nevera.
Sirve las codornices acompañadas de la salsa y las verduras.

Cuando vayas a servirlas tienes que sacarlas de la nevera un rato antes para que no estén demasiado frías.

Para conservarlas por más tiempo, ponlas en un recipiente hermético en la nevera, aunque también puedes congelarlas de dos en dos y así tenerlas preparadas para cuando te apetezcan.

Es una receta tradicional hecha con mucho cariño!!

Espero que te guste.

Si las preparas y te han gustado....dímelo, me encantará saber tu opinión!!

Clóxines al vapor

Hoy os dejo una receta cuyo ingrediente principal es una de las joyas del Mediterráneo valenciano!!
Aunque te lo parezca, esta receta no son solo unos mejillones al vapor....primera y principal, porque no son mejillones, son clóxinas.....que aunque se parecen mucho, no son lo mismo.

Durante el verano, si hay un aperitivo que no falta en mi mesa de los domingos con la familia, es una buena cazuela de clóxinas al vapor para antes de la paella, es una tradición familiar que se ha hecho siempre en mi casa, y que les encanta a todos.....son riquísimas y muy saludables!!

Mi abuelita siempre decía que en verano nos teníamos que aprovechar de las clóxinas, porque solo se pueden comer en los meses que no tienen la letra "R", el resto del año comemos mejillones...
La clóxina valenciana es más pequeña que los mejillones, sobre todo los gallegos, y tiene un color más claro, más anaranjado, con un sabor mucho más intenso y sabroso.

Están criadas en las rocas del mar Mediterráneo y alimentadas del placton del mar, tienen denominación de origen y registrada la marca "Clóxina de Valencia"

La clóchina es un alimento muy bajo en calorías, y tiene cantidad de vitaminas y minerales por lo que la hacen perfecta en las dietas.
Estas clóxinas al vapor, son mi primera participación para el reto Typical Spanish después del verano. Esta mes de septiembre tenemos de nuevo una anfitriona, y le ha tocado elegir a Noemí de Todocooking, el tema del reto de este mes.

Noemí nos ha propuesto que preparemos recetas saladas con pescados o mariscos típicos de cualquier zona de España.
Con estas recetas de pescado o marisco, vamos a homenajear a Rafael Alberti, con el título de uno de sus libros de poemas, publicado en 1924 y con el que obtuvo el Premio Nacional de Poesía....MARINERO EN TIERRA

Ingredientes:
  • 1 Kilo de clóxines.
  • 1/2 limón.
  • 2 o 3 dientes de ajo.
  • Granos de pimienta negra.
  • 1 vaso de vino blanco seco.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
Modo de hacerlo:
Aunque las clóxinas suelen venderlas limpias, no queda de más que las repases por si queda algo en las conchas.
  • Limpia las clóxines y si ves que alguna está abierta, tírala.
  • Pon una cazuela grande al fuego, añade primero el limón cortado en 3 o 4 trozos, los dientes de ajo enteros, sin pelar y chafados, una cucharadita de granos de pimienta y una pizca de sal.
  • Añade un chorrito de aceite de oliva y el vaso de vino.
  • Ahora echa las clóxinas por encima de todo.
  • Tapa la cazuela y deja que se abran a fuego medio durante unos 10 minutos.
  • Mueve la cazuela tapada desde las asas para que se muevan las clóxinas y se mezclen los ingredientes.
  • Cuando veas que están todas abiertas, apaga el fuego.

  • Pasa las clóxinas a una fuente y sácalas a la mesa para que se coman enseguida y calientes.

Llena una de las valvas de la clóxina con el caldo de la cazuela, verás lo rico que está!!

Cuando no sea tiempo de clóxina, puedes hacer esta misma receta con mejillones....
Espero que te guste.
                                                      
Si quieres ver las recetas de pescado y marisco de mis compañeras de reto, pincha en la foto del logo!!
https://lacocinats.blogspot.com/2020/09/recetas-de-pescado.html
Gracias por tu visita!!
Si me dejas un comentario, me haces muy feliz ya que me ayuda mucho!!

Participo en: