Whoopies de chocolate


Ya sabéis lo tradicional que soy en la mayoría de mis recetas y sobre todo de los dulces, pero tengo que reconocer que de vez en cuando, me encanta hacer recetas nuevas para mí, o que acabo de descubrir.
Eso es lo que me ha pasado con estos bocaditos tan buenos, los whoopies; los conocía de haberlos visto en fotos y en alguna película norteamericana, pero nunca pensé que podría hacerlos.

Los whoopies se pueden hacer de diferentes sabores y rellenarlos de cremas diversas, yo los he hecho de chocolate y los he rellenado de Nutella, según mis hijos estaban crujientes por fuera y tiernos por dentro.........deliciosos!!

Cada vez me gusta más participar en retos en los que tengo que hacer cosas que jamás haría por mi sola, no porque no me gusten, sino porque no se me ocurren ni pienso en hacerlas. Uno de esos retos es Desafío en la cocina, un reto muy divertido en el que la desafiadora del mes nos propone con una serie de pistas, la receta que tenemos que hacer, este mes tocaba dulce y la propuesta fueron los "Whoopies".

El whoopie pie es un dulce considerado tanto una galleta como un pastel. Son como unos bizcochitos redondos, se juntan dos piezas y se rellenan de diversas cremas o sabores.
Los whoopies son típicos de América, y se cree que su procedencia es de los Amish, cuyas mujeres preparaban esta especie de bollito, y los colocaban en fiambreras para el almuerzo de sus maridos agricultores quienes al verlos, gritaban "¡Whoopie!"

Ingredientes:
  • 85g. de harina.
  • 15g. de cacao en polvo.
  • 50g. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • Media cucharadita de levadura.
  • 60g. de azúcar moreno o blanco.
  • 1 huevo.
  • Media cucharadita de esencia de vainilla.
  • Nutella, Nocilla, ganaché de chocolate.....

Modo de hacerlo:
  • Pon en un bol la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar, bate bien hasta que se forme una crema uniforme.
  • Añade el huevo y la esencia de vainilla y sigue batiendo hasta que esté todo totalmente integrado.

  • En un bol tamiza la harina con la levadura y el cacao en polvo.
  • Añade la harina tamizada a la mezcla de mantequilla y azúcar moreno poco a poco y removiendo al mismo tiempo, mezcla todo bien hasta que tengas una crema homogenea. Te quedará una masa bastante espesa.

  • Pon la crema en una manga pastelera con boquilla lisa o sin boquilla cortando la punta de la manga pastelera.
  • Pon papel sulfurizado sobre la bandeja del horno. 
  • Ves haciendo círculos de masa, más o menos iguales, sobre el papel de la bandeja, no los pongas muy juntos porque cuando estén en el horno crecen un poco y se pegarán.
  • Pon la bandeja en el horno precalentado a 180º con el calor arriba y abajo, y cuece durante unos 12 o 15 minutos.
Aunque te parezca que están tiernos y que les hace falta más tiempo de horno no los dejes más, que cuando se enfrían se endurecen un poco.
  • Quita el papel de la bandeja con los whoopies y ponlo sobre una rejilla hasta que se enfríen totalmente.

  • Cuando estén fríos, pon Nutella en un bizcochito y tapa con otro para formar el whoopie.

Es la primera vez que los hago, pero seguro que no será la última porque en casa les ha encantado!!
También puedes rellenarlos de otro tipo de crema como la de vainilla, de queso, de nubes..
Espero que te guste.
Si quieres ver las propuestas de los whoopies que han hecho mis compañeras de reto pincha el la foto del reto:
http://desafioenlacocina1.blogspot.com/

Soufflé de brócoli

Seguimos con recetas sanas, ligeras y con pocas calorías; y no hay nada más sano que hacer una dieta equilibrada con verduras frescas o congeladas.
Los platos de verduras no tienen porque ser sosos, feos y aburridos, hay muchas maneras de cocinar las verduras para hacer que sean vistosos, sabrosos y apetecibles.....y esta receta que os pongo hoy es una de ellas.
El soufflé de brócoli es superesponjoso, delicioso y bajo en calorías, por lo que te ayuda a llevar una dieta sana.
Siempre procuro incluir verdura en las comidas diarias de casa, pero tengo que reconocer que hay muchas veces que no puedo ir al mercado y no siempre tengo la verdura fresca que necesito para una receta, pero no hay problema porque abro el congelador, y siempre tengo verduras congeladas, disponibles para cualquier ocasión.

Y por eso, cuando la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC), se puso en contacto conmigo para ofrecerme participar en su proyecto #MiverduraCongelada en su III edición, con el objetivo de difundir hábitos saludables y recetas ricas y sanas a base verduras, para favorecer su consumo y que la población tenga una dieta sana y equilibrada, me pareció una idea genial y acepté enseguida, porque además, creo que con mis recetas y a mi manera, también contribuyo a esa idea.
¿Por qué verduras congeladas y cuáles son sus ventajas?
  1. Llegan a la mesa en las mismas condiciones y con la misma calidad con las que son recogidas en la huerta.
  2. Ahorran tiempo en la cocina ya que vienen limpias, peladas, cortadas y listas para cocinar.
  3. El proceso de ultracongelación minimiza las posibilidades de contaminación de los alimentos; evitando comprometer la salud de las personas.
Para mi primera receta, y de entre todas las buenísimas verduras que he recibido, he elegido el brócoli para preparar un riquísimo soufflé con pocas calorías; este soufflé es una receta que te ayuda a bajar de peso llevando una dieta sana.

El brócoli pertenece a la familia de las crucíferas, a la que pertenecen también la coliflor, la col rizada, las coles de Bruselas, el repollo....... Son superalimentos que nos aportan un montón de nutrientes, con las mínimas calorías.
Tiene un alto contenido en Vitamina A y C , en fósforo y ácido fólico, en potasio y hierro, también contiene múltiples nutrientes con potentes propiedades anti-cancerígenas.

Ingredientes:(4 personas)
  • 500g. de ramitos de brócoli congelado.
  • 3 huevos.
  • 100ml. de nata o leche evaporada.
  • 2 cucharada de harina de maíz.
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado.
  • Sal.
  • Mantequilla para untar el molde.
Modo de hacerlo:
Como la verdura congelada ya viene lavada, cortada y lista para cocinar, vamos directamente con la cocción de la receta:
  • Pon una cazuela con un poco de agua a hervir.
  • Cuando coja el punto de ebullición echa un puñadito de sal y los ramitos de brócoli sin descongelar.
  • Deja que se cuezan durante unos 10 minutos desde que empiecen a hervir otra vez.
  • Una vez cocidos, tritura los ramitos con una picadora o pasapurés y añade un poco del caldo de su cocción.

  • En un bol deshaz y mezcla la harina de maíz con la nata o leche evaporada.
  • Añade esta mezcla de harina y nata al puré de brócoli y remueve bien, procura hacerlo todo a la vez para que no se enfríe la mezcla.

  • Añade a la crema las yemas de los 3 huevos y mezcla bien hasta que estén completamente integradas, prueba de sal y añade si te hace falta.
  • Incorpora el queso rallado a la crema caliente y mezcla.

  • Bate las claras a punto de nieve.
  • Añade las claras montadas a la crema de brócoli, removiendo con cuidado, de arriba abajo para que no se bajen.

  • Unta el molde que vayas a utilizar con mantequilla.
  • Echa toda la crema en el molde pero llenando sólo dos tercios de su capacidad, porque cuando está en el horno sube de volumen y se puede salir.
  • Pon el molde en el horno precalentado a 200º y deja que se cueza unos 30 minutos, ten en cuenta que el tiempo depende de cada horno y del tamaño del molde.
  • Comprueba si está hecho pinchando el soufflé, si sale limpio ya está.
Sirve nada más sacarlo del horno. 
Espero que te guste.

Si quieres ver más recetas con brócoli, pincha en cada enlace:
Pastel bizcochado de brócoli.
Ensalada templada de lentejas, brócoli y espárragos.
Espaguetis salteados con brócoli.
Fritatta de brócoli y robellones.
Quiche de ajos tiernos, setas y brócoli.

Rape alangostado en microondas


Empezamos la semana con una receta espectacular, con pocas calorías, sencilla y rápida de hacer.
El rape alangostado se denomina así porque al cortarlo se parece a la cola de una langosta cocida, su textura y color lo parece, pero hay que reconocer que su sabor no tiene nada que ver con la langosta.....pero sin buscar semejanzas, este rape está riquísimo!!
Es un entrante delicioso y muy ligero, que lo mismo queda genial para acompañar una dieta semanal, como para una comida o cena festiva.
 
Hacer el rape alangostado en el microondas, es una forma sana de prepararlo porque se cuece en su mismo jugo, sin necesidad de añadir ningún líquido, y rápida porque en pocos minutos está cocido y así conserva mejor todo su sabor.


El rape es un pescado blanco con bajas calorías, de carne muy suculenta, consistente y magra. Hay que decir que es un pescado caro, no solo por su precio, sino porque pierde mucho tamaño durante su cocción. Yo he utilizado una cola grande de rape congelada y tengo que decir que si se cuece en su tiempo justo, queda muy jugosa y nada seca.
La forma de hacer el rape alangostado en el microondas es muy sencilla, solo hay que untar el lomo de rape con una mezcla de aceite y pimentón dulce, luego cocerlo en el microondas.


Ingredientes: (2 personas)
  • 1 lomo o cola de rape de 500g. más o menos. (la mía es congelada)
  • 2 cucharadas de pimentón dulce.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
Acompañaremos el rape con salsa rosa:
  • 200g. de mayonesa light.
  • 2 cucharadas de ketchup.
  • 1 cucharada de brandy.
  • 1 cucharada de zumo de naranja.

Modo de hacerlo:
Si tu rape es fresco lo primero que debes hacer es quitar la piel y la espina central del rape sino lo tienes limpio, es mejor que te lo hagan en la pescadería.
Si tienes el rape congelado como yo, tienes que dejarlo descongelar en la nevera el día antes, y quitar con cuidado la espina central del rape.
  • Ata el rape con hilo bramante y une bien las dos mitades de la cola del pescado, sazona.

  • Pon en un bol el pimentón y el aceite y mezcla bien.
  • Unta todo la cola con la mezcla de pimentón y ponla en una fuente alargada.
  • Tapa la fuente con papel film y ponla en el microondas a la máxima potencia, durante 6 minutos. Pasados 4 minutos, saca la fuente del microondas y mira el pescado por si ya estuviera hecho, si ves que le falta un poco ponlo los dos minutos que faltan.

Fíjate como ha disminuido de tamaño la cola del rape.
  • Deja que se enfríe.
  • Una vez esté frío el pescado, quita la cuerda de bramante y córtalo en rodajas finas.
Prepara la salsa rosa:
  • Mezcla en un bol todos los ingredientes hasta que quede una salsa uniforme.

  • Sírvelo acompañado de la salsa rosa y de hojas de lechuga variada.

Un consejo para cuando cocines pescado en el microondas es que vigiles el tiempo, ten en cuenta que el microondas calienta muy rápido los alimentos y el pescado corre el peligro de que se reseque demasiado.

Con esta receta participo en el reto En buena onda, el reto de mi amiga Marisa de Thermofan y de Elisa de Que no te falte un perejil.
Esta es mi segunda participación en este reto tan sano en el que nos animan a utilizar el microondas para cocinar, la primera que hice fue una riquísimos huevos con espinacas....veremos que preparo para la siguiente.

Espero que te guste.

Sopa de gambas

Con el fin de las fiestas de Navidad, se han terminado también las copiosas comidas y cenas; y como nos suele pasar siempre, sobra comida en la nevera y dulces en la despensa...
Una de las mejores maneras de utilizar todo lo que nos ha sobrado es haciendo deliciosas recetas de aprovechamiento para sacar el máximo partido a todo lo que tenemos.

Estamos en el mes de las dietas y de la cuesta de enero, así que nos viene de categoría aprovechar todo las sobras para elaborar unas recetas sencillas y originales!!

Y esta gran idea también la ha tenido Patricia de Pattys cake, ella es la primera anfitriona de este mes en el reto más español de toda la blogosfera, el reto Typical Spanish.
Este mes nos han propuesto reivindicar el aprovechamiento de todo lo que nos haya sobrado de estas Navidades. 
Enero es el mes de las sobras y de recetas muy nuestras que preparamos con ellas, como las croquetas de cocido, sopa de ajo y jamón, pan perdido.....y muchas más.
La receta que tenemos que hacer puede ser dulce o salada, pero como de momento quiero dejar el dulce un poco apartado, no he mirado en la despensa y me he ido directamente a la nevera a ver que me había sobrado. 
Mirando en el congelador he visto que tenía casi vacía, la caja de gambas rayadas que compré para Nochebuena y de la que he ido sacando para otras comidas. También he visto que me quedaba media bolsita de gambas peladas.....pues está claro, voy a preparar una rica sopa con ellas!!

Esta sopa es muy versátil con respecto a las verduras que lleva; yo he puesto medio puerro, media cebolla, un diente de ajo, y un tomate porque son las que tenía sueltas en la nevera, pero puedes cambiarlas y ponerle las que te hayan sobrado a ti, zanahoria, calabacín...las que quieras.


También le he echado un puñadito de arroz porque en casa nos encanta, pero puedes no ponerle.
Ingredientes:(2 personas)
  • 300g. de gambas.
  • 200g. de gambitas peladas.
  • 1 tomate pequeño.
  • Media cebolla.
  • Medio puerro.
  • 1 diente de ajo.
  • Media cucharadita de pimentón de la Vera.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Un puñadito de arroz(opcional, 1 cucharada sopera por persona)
Vamos a preparar el caldo o fumet:
  • Pon una cazuela al fuego con un poco de aceite de oliva, cuando esté caliente añade las gambas enteras y sofríelas hasta que cambien de color.
  • Saca las gambas de la cazuela y deja que se enfríen un poco.
  • Pela y quita la cabeza de las gambas y reserva los cuerpos.
  • Pon una cazuela con agua al fuego, añade las cabezas y pieles de las gambas fritas y la parte verde del puerro cortado en trozos grandes.
  • Deja que hierva unos 10 o 15 minutos a fuego lento, sazona y reserva el caldo.

En la misma cazuela donde has sofrito las gambas prepara la sopa:
  • Pela y corta en trocitos pequeños la cebolla, el puerro, el tomate y el diente de ajo. 
  • Calienta el aceite que habrá quedado en la cazuela de freír las gambas, cuando esté caliente añade la cebolla y el puerro picados.
  • Cuando estén casi hechas las verduras, añade el ajo picado, remueve y deja que se poche todo junto un par de minutos.
  • Añade el tomate troceado y deja cocerse hasta que no quede el caldo que suelta el tomate.

  • Añade el pimentón de la Vera y mezcla.
  • Ahora es el momento de añadir las gambitas peladas crudas que teníamos sin poner.
  • Cuela el caldo de las cáscaras de gambas que tenías reservado y añádelo a la cazuela, remueve y deja que hierva a fuego lento todo junto, unos 5 minutos.
  • Añade el puñadito de arroz y un poquito de azafrán, prueba de sal y deja que se cueza unos 10 minutos a fuego lento.
  • Echa en la cazuela los cuerpos de las gambas fritas que tenías reservadas.
  • Apaga el fuego y deja que repose un par de minutos.
Sirve caliente.
Esta sopa de gambas es un plato ligero, nutritivo y saludable. Y es perfecta para aprovechar los restos de marisco y verduras que nos han sobrado de las fiestas!!
Espero que te guste.

Si quieres ver las demás recetas de aprovechamiento de mis compañeras de reto, pincha en la foto del logo.
https://lacocinats.blogspot.com/2019/01/recopilatorio-aquinosetiranadats.html

Roscón de Reyes

Estoy segura de que el 6 de enero es el día más entrañable y especial del año, para los más pequeños de la casa......llegan los Reyes Magos!!
La última receta de las navidades y el dulce tradicional más famoso de este mágico día es el roscón; un dulce que todos estamos esperando y que a todos gusta.

Bien sea como postre para el final de la cena del roscón, o bien para desayunar o  merendar el día de Reyes después de pasar una jornada llena de nervios y alegría de los niños, el roscón les ayuda a coger fuerzas, y si va acompañado de un buen chocolate....mejor que mejor!!

El roscón de Reyes hecho en casa no tiene ni punto de comparación con la mayoría de los que compramos. En casa desde hace un par de años que lo hago yo, ya no me dejan que compre ninguno, incluso me piden mis hijos que les haga el suyo para los amigos. La verdad es que no me importa hacerlo, hago más cantidad de masa y luego la parto en 2 o 3 trozos para hacer diferentes roscones.

Lo primero que se nos ocurre cuando pensamos en hacer por primera vez el roscón, es que debe ser muy difícil de hacer, la realidad es que no lo es; pero lo que si que se tiene que tener es mucha paciencia, no tener prisa, y seguir todos los pasos, porque lo que cuesta es el tiempo de levado que se tiene que cumplir.

Recetas de roscones hay muchas, pero yo desde que hice el primero he seguido la de Ibán Yarza y me encanta!!
Como dice Ibán, "esta receta es interesante porque acerca un clásico a todo el mundo. Es una receta básica de bollería, que puedes adaptar a tus gustos cambiando los aromáticos"


Ingredientes:
El prefermento o masa madre debes hacerlo el día antes para que fermente despacio.
Masa madre de levadura:
  • 90g. de harina de fuerza.
  • 50ml. de leche.
  • 5g. de levadura fresca.
Masa:
  • 142g. de masa madre.
  • 340g. de harina de fuerza.
  • 120g. de leche.
  • 2 huevos. (110g)
  • 80g. de azúcar.
  • 15g. de levadura fresca.
  • 5g. de sal.
  • 60g. de mantequilla a temperatura ambiente.
Aromáticos:
  • 14g. de agua de azahar.
  • 20g. de ron.
  • Corteza de naranja y de limón.
  • Canela en rama.
Para decorar:
  • Naranjas confitadas.
  • Cerezas confitadas.
  • Almendras.
  • Azúcar.

Modo de hacerlo:
Preparamos el día antes la masa madre de levadura y la infusión de la leche con los aromáticos:
  • Disuelve la levadura en la leche tibia.
  • Añade la harina y amasa un par de minutos hasta conseguir que esté todo unido y la masa sea homogénea.
  • Pon la masa en un bote hermético o en un bol tapada con film, y déjala en la nevera hasta el día siguiente.

  • Hierve la leche con una rama de canela y las cortezas de naranja y de limón, yo las he rallado para que se note más su sabor, pero puedes ponerla cortada en trozos.
  • Deja que hierva durante unos 5 minutos para que se infusionen los aromas, apaga el fuego y deja que se enfríe.
  • Cuando esté fría tápala y deja en la nevera hasta el día siguiente.
Al día siguiente nos ponemos con el roscón:


Primero de todo tienes que pesar la leche porque al hervir, siempre se pierde un poco ya que se evapora, y necesitas 120g.
  • Cuela la leche para quitar la canela y las cortezas.
  • Añade el agua de azahar y el ron.
  • Pesa ahora la leche y si te hace falta añade un poco de agua hasta completar los 120g.
Vamos con la masa:
  • Saca la masa madre de la nevera.
  • Ábrela un poco y verás que está esponjosa y se huelen sus aromas.

  • Pon en un bol la masa madre junto a todos los ingredientes de la masa menos la mantequilla que la añadiremos más tarde.
  • Guarda un poco de la leche al principio por si te queda la masa demasiado líquida y no necesitas ponerla toda. La masa se tiene que pegar un poco al principio, no quedar líquida, pero si ves que está seca añade toda la leche.
  • Una vez tengas unidos todos los ingredientes pero sin amasar, deja que se repose unos 10 minutos, así verás que después se pega menos y es más fácil de amasar.
  • Ahora amasa durante 5 minutos doblando la masa sobre si misma y haciéndola girar sobre la mesa.

  • Es el momento de añadir la mantequilla ablandada y cortada en trozos.
  • Mezcla bien apretando y moviendo toda la masa con la mantequilla sobre la encimera hasta que veas que está toda incorporada y unida.
  • Cuando esté unida la mantequilla, deja que repose la masa un par de minutos.
  • Ahora trabaja y amasa durante unos 10 minutos o hasta que veas que la masa está suave, lisa y brillante.
  • Haz una bola y deja que fermente en un bol hasta que doble su volumen. Depende de la temperatura de donde la tengas, pero tardará un par de horas más o menos.
  • Una vez haya doblado el volumen, pásala a la mesa de trabajo y desgásala apretando con las manos.
  • Haz una bola con la masa y vuelve a dejar que repose tapada unos 15 minutos para que se relaje antes de darle la forma de roscón.

  • Pon un poco de harina en la mesa para poder trabajar bien la bola de masa sin que se te pegue.
  • Haz un agujero con los dedos en el centro de la bola hasta tocar la mesa.
  • Empieza poco a poco a estirar la masa suavemente, si te sale mejor, puedes levantarla y hacerlo en el aire.
  • Pon el roscón sobre papel de horno y deja que repose unos 5 minutos, pasados los minutos puedes arreglar el roscón si ves que le hace falta porque tiende a cerrarse.
  • Coloca en el centro un círculo, un bol o un vaso para que no se cierre con el levado.
  • Esconde la figurita y el haba en la base del roscón, aprieta bien para que no se salgan.
  • Pinta toda la masa con huevo batido y deja que fermente y vuelva a doblar su volumen durante una hora y media más o menos. (Es muy importante que la masa fermente las dos veces)

  • Vuelve a pintar el roscón con huevo batido y decóralo con las frutas confitadas que quieras poner, naranja confitada, calabazate, guindas, almendras fileteadas, azúcar humedecido con agua de azahar.....
  • Pon la bandeja con el roscón en el horno precalentado a 190º y deja que se cueza durante 20 o 25 minutos, con calor arriba y abajo, sin aire.
 
Saca del horno y deja que se enfríe por completo sobre una rejilla.
Como te he comentado al principio, la masa la he dividido en dos trozos para hacer dos roscones; uno lo he hecho sin nada y el otro lo he rellenado de trufa para mis hijos.
Sólo tienes que cortarlo por la mitad y rellenarlo de lo que prefieras:

Puedes rellenarlo también de crema pastelera, de cabello de ángel, de boniato, de Nocilla.....de lo que más te guste.
Espero que te guste.
Si quieres aprender a caramelizar o confitar naranjas, pincha en Naranjas y mandarinas confitadas.

FELICES REYES!!