Barritas energéticas sin azúcar


Hace sólo unas semanas, no me hubiera imaginado que podía hacer esas barritas que me compro de vez en cuando para tomar entre horas, o que tomo cuando me pongo a dieta y así evito picar lo que no toca.
Como estas primeras barritas que he hecho, y que no serán las últimas, son sólo para mí, las he hecho sin azúcar; he utilizado copos de avena, frutos secos como nueces, pipas de calabaza y pipas de girasol, una manzana, unas poquitas pasas, sirope de agave, un poquito de miel y unos hilos de chocolate negro sin azúcar.
¿Has probado a hacerlas alguna vez? Te lo aconsejo....son facilísimas y puedes poner los ingredientes que tu quieras y que más te gusten. No necesitan horno y se preparan en un momento.

Son unas barritas super energéticas que nos dan toda la vitalidad que necesitamos en cualquier época del año, pero sobre todo en los meses que vamos a entrar....
Todos los ingredientes que he utilizado son sanos, energéticos y sino se abusa de ellos, tienen pocas calorías:

La avena hace que la digestión sea más lenta, nos da sensación de saciedad y hace que la energía nos dure más tiempo.
Los frutos secos y las pipas tienen un alto valor energético y nos aportan proteínas y fibra.
Las pasas nos proporcionan energía por su alto contenido en hidratos de carbono y azúcar.
La manzana nos aporta la energía necesaria, al mismo tiempo que nos proporciona vitaminas, minerales y fibra.
El chocolate negro nos aportar energía ya que contiene grasas saludables y antioxidantes.

Ingredientes: (5 barritas)
  • 80gr de copos de avena.
  • 25gr de nueces.
  • 25gr de pipas de girasol y de calabaza.
  • 20gr de pasas.
  • 1 manzana pequeña.
  • 1 cucharadita de miel.
  • 1 cucharada de canela molida.
  • 2 cucharaditas de sirope de agave.
  • 60g de chocolate negro sin azúcar.
  • 25g. de mantequilla.

Modo de hacerlo:
  • Pica en la picadora las nueces, las pipas y las pasas, reserva.

  • Pela y ralla la manzana.
  • Añade la canela y mezcla bien, reserva.

  • Pon una sartén al fuego y cuando esté bien caliente echa la avena para que se tueste, ves removiendo continuamente y a fuego lento.
  • Cuando la avena haya cambiado de color, añade la mezcla de frutos secos picados y deja que se tueste todo junto unos 10  o 15 minutos a fuego lento, o hasta que veas que está todo bien tostado.

  • Pasa la mezcla a un bol y añade la manzana rallada con la canela, mezcla bien.
  • Echa el sirope de agave y la cucharadita de miel, mezcla bien con una espátula o con las manos hasta que te quede una masa uniforme.                                    

  • Coloca la masa en un molde rectangular apretando bien con ayuda de una cuchara, déjala con un grosor de 1 cm más o menos, o hazlas del tamaño que tu quieras.
  • Pon el molde en la nevera para que repose y se enfríe durante unas dos horas.

Mientras se enfría la pasta prepara el chocolate:
  • Derrite el chocolate troceado con la mantequilla en el microondas, reserva.
  • Corta las barritas del tamaño que prefieras.
  • Echa por encima de cada barrita unos hilos de chocolate derretido.
  • Ponlas un ratito en la nevera para que se enfríe el chocolate.
Puedes tenerlas varios días en la nevera sin que se estropeen y están igual de buenas.

Espero que te guste.

He tenido que participar y formar parte de un reto de lo más divertido, para probar a hacer estas barritas energéticas.

Hace unos meses mi amiga Catina, de La cocina de Catina, me comentó este reto en el que se lo pasaba genial y me invitó a apuntarme, mandé un correo a la desafiadora que me dijo ella y que casualidad, además de ser mi madrina y quien me presentó, M. Luz de Trasteando en mi cocina, es también la desafiadora de este mes.

Es la primera vez que participo en el reto Desafío en la cocina y os aseguro que me ha encantado, os cuento en que consiste:
Como dicen las desafiadoras del reto..... es una manera divertida de hacer lo que tanto nos gusta "cocinar". 
Una vez al mes se publica una receta alternando dulce y salado. La desafiadora del mes propone lo que tenemos que hacer, pero lo divertido de este reto es que la desafiadora va dando pistas en el grupo de facebook del reto, y tenemos que adivinar de que se trata para ponernos a cocinarla.

Si quieres ver las barritas energéticas que han hecho mis compañeros del desafío, pincha en la foto del logo:

https://desafioenlacocina1.blogspot.com/2018/09/barritas-energeticas-caseras-65-desafio.html 
Gracias Catina por hacerme partícipe de este divertido reto!!!

Quiche de merluza y queso azul


Si  hay una receta que no suele faltar cuando tengo alguna comida o cena informal, es la quiche. Las hago de muchas maneras y con diferentes ingredientes....es que dan mucho juego y siempre quedan riquísimas!!
Las quiches son como una tarta salada, que aunque la más conocida es la que se hace con taquitos de bacon o jamón, estos se pueden cambiar por una gran variedad de ingredientes que dan lugar a innumerables recetas.
Las quiches son una buena forma de aprovechar restos de comida que nos hayan quedado en la nevera, congelador o verdulero.....
¿Tienes huevos que estén a punto de caducar? Haz una quiche....
¿Tienes restos de bacon, jamón serrano, restos de verduras? Haz una quiche....
¿Tienes algún filete o rodaja de merluza suelta en el congelador o que se te ha quedado sola en la nevera? Haz una quiche....
¿Tienes restos de quesos en la nevera que no están para sacarlos en la mesa y se te están estropeando o secando? Haz una quiché....
Con estos restos últimos, con merluza y con queso (en este caso queso azul), he hecho esta deliciosa quiche!!!
Esta es una deliciosa receta de aprovechamiento, y con ella participo, después de las vacaciones, en el reto de mi amiga Marisa de Thermofan, ese reto que consiste en hacer recetas en las que hayamos contribuido a aprovechar los restos de alimentos, y no desperdiciar ni tirar nada a la basura por no saber que cocinar  o que hacer con ellos.
El objetivo de Marisa es contribuir al 1+/-100 Desperdicio 0.

Ingredientes:
  • 1 masa brisa o de hojaldre.
  • 3 huevos.
  • 200ml. de nata para cocinar o leche Ideal.
  • 150g. de queso Enmental rallado.
  • 300g. de merluza.
  • 50g. de queso azul.
  • Pimienta molida.
  • Sal.
Modo de hacerlo:
  • Extiende la masa brisa o de hojaldre, sin quitar el papel de horno que lleva, sobre el molde de quiche que vayas a utilizar forrando también los bordes.
  • Presiona con los dedos sobre los lados y recorta si te sobra algo de masa.
  • Pincha con un tenedor por toda la pasta para evitar que suba durante la cocción.
  • Pon el molde en el horno precalentado a 180º durante unos 10 minutos o hasta que veas que ha empezado a dorarse.

Mientras tenemos la base en el horno preparamos el pescado:
  • Salpimenta los filetes o rodajas de merluza.
  • Pon una sartén al fuego y cuando esté bien caliente echa unas gotitas de aceite de oliva, asa o saltea la merluza unos segundos por cada lado, sólo hasta que cambie de color, saca y reserva.

  • Deshaz en trocitos la merluza asada.
  • Corta en trocitos pequeños el queso azul.
  • Bate en un bol los huevos, añade la nata y el queso azul, sazona la mezcla con sal y pimienta.
  • Pon la merluza desmenuzada sobre la masa de hojaldre horneada.

  • Vierte la mezcla de huevos y nata sobre la merluza.
  • Espolvorea todo el queso rallado por encima y mete en el horno durante unos 30 minutos o hasta que veas que la capa de arriba está algo tostada.

Es una quiche tan jugosa que sabe a gloria!!!

Espero que te guste.

Bueno, pues esta es mi segunda aportación al reto de Marisa, la primera era con restos de carne, el mullaoret, esta es de pescado......veremos de que va la tercera!!      

Si quieres ver otras recetas de aprovechamiento, pincha en el logo.                                                      
http://thermofan.blogspot.com/p/1.html

Casadielles asturianas al horno


Empezamos la semana con un dulce tradicional asturiano que está riquísimo, les casadielles!! Es un dulce muy sencillo de hacer, se necesitan pocos ingredientes y se prepara en un momento. La casadiella es como una empanadilla alargada dulce, rellena de una mezcla de nueces, anís y azúcar.
Las casadielles se pueden hacer de dos maneras diferentes, una es elaborando la masa para luego freírla, y la otra (que es como yo la voy a hacer), se hace con hojaldre y luego se cuece en el horno.

Con este postre tan típico y tradicional participo de nuevo, en el reto con recetas más españolas de la blogosfera, el reto Typical Spanish.
Las jefas del reto nos han propuesto para este inicio de temporada, que sigamos con las Comunidades Autónomas que celebran sus fiestas este mes de septiembre; de entre ellas me he quedado con Asturias porque aún tengo el grato recuerdo del viaje por sus tierras, que hice el año pasado.

Como ya os conté en la receta de Verdinas con almejas y gambas, de mi viaje por Asturias me traje muchos ingredientes y productos típicos de allí, y como no.....una caja de casadielles. Desde que las probé estoy pensando en hacerlas y nunca le llegaba el momento, ahora gracias al reto me he decidido y ha sido todo un acierto, están riquísimas!!!

Las casadielles originales son las que se hace la masa y luego se fríen, pero buscando la receta, encontré estas que se hacen en el horno y son más ligeras, no tienen la grasa de las que se hacen fritas y quedan muy crujientes.


Ingredientes:(6 unidades)
  • 1 masa de hojaldre.
  • 150g de nueces.
  • 50g de azúcar.
  • 2 cucharadas soperas de anís.
  • Un poco de agua.
Modo de hacerlo:
  • Muele o tritura las nueces; mezcla en un bol las nueces molidas, el azúcar, el anís y el agua hasta formar una pasta que no debe estar muy blanda o líquida porque se saldría del hojaldre. Deja que repose una media hora.

  • Si tu hojaldre es rectangular, extiende la masa de hojaldre y recorta rectángulos de unos 10x15cm más o menos. Como mi masa de hojaldre era redonda, he tenido que hacer un rectángulo para que salieran todas iguales.

  • Coloca una cucharada del relleno de nueces por encima de cada porción de hojaldre.
  • Enrolla cada una dándoles una vuelta, moja los bordes con un poco de agua para que se pegue.
  • Con la ayuda de un tenedor, aplasta los extremos para que no se salga el relleno.

  • Pon las casadielles en una bandeja de horno forrada con papel de horno.
  • Pinta cada una con huevo batido y cuece en el horno precalentado a 200º durante unos 10 minutos o hasta que veas que están doradas.
  • Cuando estén en su punto, saca del horno y espolvorea con azúcar glass.

Puedes servirlas calientes o frías, como más te gusten. Y si las acompañas de un vasito de sidra ya es una delicia!!!


Si te sobra alguna, que lo dudo, puedes conservarlas en una caja metálica durante varios días.

Espero que te guste.

Puedes ver las recetas de mis compañeras de reto pinchando en la foto del logo.
https://lacocinats.blogspot.com/2018/09/recopilatorio-asturias-cantabria-cataluna-ceuta-melila.html

Solomillo con nueces y salsa al whisky


Empezamos septiembre con una receta sencilla pero deliciosa, está hecha con ingredientes que casi siempre solemos tener en casa, en la despensa.
No te puedes imaginar lo rica que está la salsa con el toque de whisky y el punto crujiente que le dan las nueces....está para mojar muuuucho pan!!
Para esta receta tan sencilla lo único imprescindible es que la carne sea de calidad; aunque yo la he hecho con el solomillo porque para mí, es la zona más tierna y jugosa, puedes utilizar la parte del cerdo que más te guste o tengas.

Después de un tiempo de descanso volvemos con el reto Alfabeto salado de la mano de Elena Misspimienta. Para el inicio de esta nueva temporada, les ha tocado elegir ingredientes a Sofía del blog Sobrillas y a Sara de En la cocina de Sara y han elegido las nueces y el whisky.
¿No os ha pasado más de una vez que tenéis que hacer una receta con algún ingrediente concreto y no sabéis que hacer ni que más poner? Pues eso es lo que me pasó a mí el domingo pasado cuando quise hacer la receta para este reto. Tenía las nueces y el whisky.....¿Que hago salado con ellos?
La verdad es que al principio me pareció raro encontrar una receta salada con los dos ingredientes, todo lo que se me ocurría era dulce, pero luego pensé en que al cerdo le va de categoría el whisky, así que decidí hacer una receta con solomillo ya que su carne es muy sabrosa.

El solomillo es una de las partes del cerdo que más suelo hacer en casa porque a mi marido le encanta, de hecho ya tengo publicadas varias recetas con él y cada cual es más rica....Brocheta de solomillo y caqui con salsa de vino tinto,   Solomillo de cerdo al horno, Solomillo a la naranja.

He acompañado el solomillo con unas patatas asadas en el horno, enteras y sin pelar, aderezadas con pimentón, sal en escamas y un buen chorrito de aceite de oliva virgen....están riquísimas!!!

Ingredientes:(2 personas)
  • 1 solomillo de cerdo.
  • 9 o 10 nueces peladas.
  • 200ml. de nata de cocina o leche Ideal.
  • 50ml. de whisky.
  • 1 pastilla de caldo de carne o 250ml. de caldo casero.
  • 1 vaso lleno de agua, unos 250ml (para la pastilla).
  • Mantequilla.
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.
Modo de hacerlo:
  • Limpia el solomillo de la grasa que tenga y córtalo en medallones gorditos.
  • Si utilizas 1 pastilla de caldo, deshaz la pastilla en el agua caliente y deja que hierva a fuego lento para que reduzca un poco, reserva.

  • Pon una sartén al fuego, añade la mantequilla y cuando esté bien caliente dora los medallones de solomillo por cada lado, sólo es para marcarlos, no los hagas demasiado.
  • Salpimenta, sácalos de la sartén y reserva.

  • Añade el caldo sobre la grasa de dorar la carne y remueve con una cuchara de madera para que se suelte lo que haya podido quedar pegado en la sartén.
  • Pon las nueces partidas en trozos grandes y dales unas vueltas con el caldo.
  • Ahora echa la nata y el whisky, deja que la salsa reduzca a fuego lento hasta que se espese un poco. Prueba de sal y añade si hiciera falta.

Sirve la carne con la salsa por encima de los medallones.

Puedes acompañar este solomillo con puré de patatas, o con unas patatas al horno como he hecho yo y que le van de categoría a esta salsa al whisky.
Si quieres ver las recetas de mis compañeros, pincha en el logo del reto.
Espero que te guste.

Pan de chapata

Hola amigos!! Ya estoy de vuelta después de tomarme unas semanitas de vacaciones, de descanso; vuelvo con las pilas cargadas y con muchas ganas de compartir todas las recetas que he ido preparando y pensando estas semanas....

He querido empezar esta nueva temporada con un pan de chapata porque lo tenía en pendientes, tenía que haberlo publicado este verano junto a mis compañeros del reto #Elpanperfecto, ese reto sin reglas y sin obligaciones, que nos propuso Marga de Azafranes y Canelas para aprender y perder el miedo a hacer pan.
Este reto lo empezamos con panes sencillos como el pan de soda irlandés, luego hicimos un pan sencillo sin amasado, después una riquísima focaccia......vamos aumentando la dificultad, así que para este verano, Marga nos propuso intentar hacer un pan de chapata que es un poco más costoso. 

Tengo que ser sincera y deciros que este pan lo he hecho 3 veces, no me ha salido a la primera, no es que las otras dos no estuvieran buenas, el pan estaba crujiente y rico, pero me salieron feas y la miga no tenía los huecos que debe tener una chapata.....bueno, después de mucho practicar, creo que ya me han salido bastante bien, aunque aún tengo que seguir practicando y mejorar!!!

Como con los otros panes que he hecho, sigo las indicaciones de Ibán Yarza en su libro "Pan casero" que me parece que lo explica de maravilla.
Ibán hace la chapata con un prefermento o poolish, donde se usa casi toda la harina de la receta. Luego, para hacer la elaboración final del pan, a esa cantidad de fermento le añade un poco de harina, agua y nada de levadura.
La masa de la chapata es muy líquida y pegajosa, pero va cambiando y evolucionando a medida que la vamos doblando durante todo el proceso de fermentación.

Vamos con la receta!!

Ingredientes:(2 chapatas)
La harina panificable que se utiliza, es la harina que tiene entre un 10 y un 11% de proteína, no es la harina normal que utilizamos para todo ya que esta suele tener un 9% de proteína, como yo no la encontré he usado mitad de harina normal y mitad de harina de fuerza.

Para el poolish:
  • 450g. de harina panificable.
  • 450ml. de agua.
  • 7g. de levadura fresca.
Para la masa final:
  • Todo el poolish.
  • 300g. de harina panificable.
  • 120ml. de agua.
  • 14g. de sal.

Modo de hacerlo:
El poolish:
  • Pon el agua en un bol y añade la levadura en trocitos, remueve bien hasta que se disuelva la levadura. 
  • Añade la harina y remueve unos minutos hasta que se quede una masa homogénea.  
  • Tapa el bol con papel film y deja que repose hasta que doble su volumen y esté lleno de burbujas.

    La masa final:
    • Pon en un bol grande todo el poolish, la harina, el agua y la sal, mezcla todo bien y amasa.
    Como la masa es muy pegajosa, en vez de utilizar las manos, puedes hacerlo con una espátula o cuchara de madera o silicona.
    • Remueve durante unos 20 segundos cada 5 minutos durante una media hora.
    • Dobla la masa sobre sí misma cada vez que lo hagas. 
    Irás viendo cómo la masa va mejorando cada vez que vuelves a manipularla.
    • Pasada la media hora de amasado, pon la masa en una fuente o bandeja rectangular untada con un poquito de aceite.
    • Dobla la masa por los cuatro lados, como si fuera una hoja de papel que quieres hacer más pequeña. Mójate un poco las manos con agua para que no se te pegue la masa y te sea más fácil de manejar. Dobla primero por un lado, luego por el otro, dale la vuelta a la bandeja y haz lo mismo con los otros dos lados.
    • Repite la operación al cabo de media hora, espera otra hora y vuelve a repetir lo mismo.
    • Deja que pase media hora más y verás que la masa se ha hinchado y crecido mucho.

    • Espolvorea bastante harina por la mesa de trabajo y vuelca la masa con cuidado.
    • Ayudándote de la harina que has echado, ves dándole forma de rectángulo.

    • Corta la masa en dos o tres tiras, eso depende del tamaño que quieras que tengan, y ponlas sobre papel de horno. Haz los cortes con un cuchillo y separa enseguida un trozo del otro para que no se vuelvan a pegar.

    La masa debe estar llena de aire, pero si ves que no lo está, espera media hora más.
    • Precalienta el horno a 250º.
    • Pon las chapatas sobre la bandeja del horno y hornea durante 15 o 20 minutos o hasta que veas que empiezan a estar doradas.
    • Baja la temperatura del horno a 220º y termina de cocerlas unos 30 minutos más.
    • Sácalas del horno y deja que se enfríen.
    Si te gusta el pan de chapata y tienes paciencia te aconsejo que pruebes a hacerlo en casa....es un pan crujiente y sabroso, está riquísimo!!!
    Y si le pones un poquito de tomate natural, un buen chorrito de aceite de oliva y un buen jamón o queso ya es una delicia!!!
    Lo más importante y dificultoso de este pan es que tienes que respetar los tiempos del reposo, es cuestión de paciencia y de no tener prisa.
    Como no se amasa a mano no tienes la duda de si lo has hecho mal o si tienes que seguir amasando.
    Las chapatas no son un pan perfecto, cada una queda de una manera y puede que incluso estén feas, pero eso da igual, no importa.


    Espero que te guste.