Como limpiar caracoles.

octubre 06, 2014 | 0 Comentarios


Limpiar los caracoles es un proceso cuidadoso y largo para conseguir unos buenos resultados. Y hay que hacerlo porque sino se limpian bien, puede llegar a destruir una receta.

Los caracoles primero de todo se tienen que purgar, eliminar todos los elementos tóxicos que llevan dentro y que son perjudiciales para el hombre, purgar los caracoles no quiere decir que eliminen sus babas, estas se eliminan con la limpieza.

Yo el proceso de purgarlos no lo hago porque los compro en el mercado central ya purgados y sólo tengo que limpiarlos y engañarlos, pero te enseño como hacerlo.


Vamos a purgar los caracoles:
  • Pon los caracoles dentro de una malla de plástico o tela con unas hojas de romero o de tomillo, así los caracoles siguen comiendo y luego tienen más sabor.
  • Déjalos colgados de la malla y en un sitio que esté aireado y con sombra durante varios días, unos 6 o 7.


Bueno, vamos a lavarlos:

Antes que nada tienes que ver si están vivos o hay alguno muerto, mirarlos de uno en uno, cuando hay muchos, es pesado, te doy un truco para averiguarlo:

Pon abundante agua fría en una cazuela grande, echa los caracoles y déjalos hasta que vayan saliendo, entonces los vas cogiendo y los guardas, así hasta que salgan todos, los que no suban pasado bastante tiempo, es que no están vivos.

  • Lo primero que hay que hacer, es lavarlos con agua salada varias veces, tirando cada vez el agua anterior.
  • En el fregadero de la cocina, pon el tapón y deja correr el agua, echa sal y luego los caracoles, junta las manos llenas de caracoles y frótalos entre ellos, con cuidado de que no se rompan las cáscaras, verás que el agua está muy oscura y llena de cositas negras y babas. Vacía el fregadero, deja correr agua limpia sobre ellos y vuelve a repetir lo mismo.
  • Haz lo mismo 7 u 8 veces, o las que veas que hagan falta hasta que salga el agua limpia, yo he gastado casi un kilo de sal para un kilo de caracoles.


Una vez están limpios, es el momento de engañarlos, o sea, que salgan de sus caparazones.
  • Pon los caracoles en una olla con agua fría, déjalos un rato en el agua para que se confíen y empiecen a salir.
  • Cuando veas que ya han empezado a salir, pon la olla al mínimo de fuego, hasta que veas que ya han salido todos, tira ese agua y vuelve a poner agua limpia.
  • Este agua ya es la definitiva, añade ramitas de romero.
  • Es el momento de darle fuego fuerte para que hiervan y no se escondan, a este proceso se le llama "engañarlos".


Este agua del último hervor, no la tires, guárdala para cualquier receta y para congelarlos.

Si te sobran caracoles o no los vas a gastar, puedes congelarlos con su líquido.


Espero que te sirva mi explicación y te ayude a prepararlos.


Te dejo dos recetas en las que he utilizado los caracoles:




0 comentarios:

Si tienes alguna duda o quieres comentar algo de las recetas, escribeme.